ATLÉTICO - BARCELONA

Abucheo constante a Valverde

Saltaron los equipos de la segunda semifinal de esta Supercopa al campo del King Abdullah. En la grada, un 90% de presencia de culés que abuchearon al técnico.

Las entradas para este partido disponibles al público saudí se vendieron en apenas dos horas. "Volaron, volaron", explicaba Bireen Sadagah, capitana y fundadora del equipo campeón de la primera liga femenina en Arabia, creada en octubre de 2019, los Eagles. Ella quería estar en la grada para este partido, sólo para este. La razón: el Barcelona. Dos horas antes del inicio, se escuchaba en los altavoces de los alrededores del estadio, con una pequeña zona destinada a comida en la que había hasta un stand con camisetas, bandera y vinilado culé, su himno ya en bucle. En el estadio, media hora antes, la proporción era 90%-10% de aficionados del Barça.

Como el Valencia el día anterior, cuando el Atlético salió a calentar fue pitado y abucheado como si jugara en territorio hostil. Pasó cuando lo hicieron Oblak y Adán con Pablo Vercellone, preparador de porteros rojiblanco, y cuando lo hizo el resto del equipo. Cuando saltó el Barcelona, en cambio, aplausos y un grito que sonaba atlísimo: "Messi, Messiiii". Para ellos es el himno del club. Cuando se anunció su nombre en los altavoces del estadio la ovación fue tremenda. Como tremendo el abucheo a su entrenador, Valverde, el último nombre en decir el speaker. Mismo sonido cuando salió la imagen del técnico cacereño en los vídeomarcadores. 

Con capacidad de 62.000 espectadores, diez minutos antes su aspecto tenía menos calvas en el del partido de ayer. Tampoco se llenó. Rojiblancas se veían en los alrededores del estadio desde primera hora, aunque en menor proporción que culés, había. La peña atlética saudí, con sus 50 miembros, y Juan, Álvaro, Iván y Noelia los cuatro aficionados del Atlético que han viajado desde Madrid porque el club siempre cuenta con su aliento en los viajes fuera estaban también en sus gradas. Dando su aliento ("Porque es el Atleti y éste un sitio raro al que puedes venir. Preferimos que la Supercopa no salga de España pero si lo hace y viene a un lugar como éste hay que estar. ¡Nos hemos gastado todos los días de vacaciones para poder estar aquí!"). Noelia, de pelo larguísimo, por la mañana ya vestía su negra rojiblanca. "No hay persona que no me haya mirado", explicaba a AS. Se nota observada, que una extranjera no pasa desapercibida. "Pero todo está siendo mucho mejor de lo que pensábamos", aducen los cuatro. la presencia de Bireen en la grada, mezclada con hombres, cuando hasta hace dos años era imposible ni siquiera que entrara, lo confirma