ALCORCÓN - FUENLABRADA

Pomares: “Están siendo días fastidiados”

El Alcorcón afronta un derbi ante el Fuenla en crisis: tan solo dos puntos de los últimos 12 posibles y eliminados en la Copa por un Tercera.

Pomares: “Están siendo días fastidiados”

La primera vuelta se cierra en Santo Domingo con un derbi madrileño. Mejor final imposible para el aficionado. Alcorcón y Fuenlabrada se enfrentan por primera vez en Segunda División. No llegan los alfareros en su mejor momento. Tan solo dos puntos de los últimos 12 posibles, eliminados en la Copa por un Tercera y con crisis goleadora. Carlos Pomares, jugador del AD Alcorcón, atendía al Diario As en exclusiva “Lo de Copa del Rey fue un palo la verdad. Tuvimos muchas ocasiones, dominamos el partido… Ellos tuvieron dos ocasiones y marcaron una y luego vino la expulsión al momento… Se puso todo cuesta arriba”. Para Pomares lo mejor “Es que la semana tiene tres encuentros y tienes que cambiar rápido la cabeza para pensar en Fuenlabrada. Si que es verdad que están siendo días fastidiados, pero tenemos que afrontar este partido y sumar tres puntos”.

El asunto gol fue otro de los asuntos que tratamos con Pomares. Tres goles en siete partidos son unos números pobres “El gol es caprichoso. El balón a veces no quiere entrar. No queremos obsesionarnos. Al final es trabajo de todos. Los de arriba parece que tienen más responsabilidad de cara al gol, pero es trabajo de todos. Todos podemos ayudarles y sumar para afrontar esta ausencia de goles. Ante todo, somos un equipo”.

Llega un Fuenlabrada que ocupa la cuarta plaza con puntos y después de empatar con el Almería. Pomares reconoce el gran trabajo del equipo fuenlabreño “Juegan casi de memoria y su entrenador es un estudioso del fútbol y un míster muy exigente. Juegan bien al fútbol y están haciendo un gran año. Va a ser muy difícil.” Para el lateral alfarero las claves pasan por “las áreas. Ellos son contundentes, por ejemplo, en jugadas de estrategia tanto ofensivas como defensivas. Ellos son muy prácticos y nos van a dejar pocas grietas para aprovecharlas. Se equivocan poco y tenemos que provocarles el error.