AJAX-VALENCIA

Gayà, Soler y Ferran profanaron el templo de las canteras

El Valencia sacó 'músculo' de su factoría ante el Ajax de Amsterdam, un club referente en la formación de jugadores. Cuatro valencianos en el '11' y ocho en la convocatoria.

Carlos Soler y Gayà.
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

“El Valencia siempre que consigue retos importantes hay una norma básica: tener jugadores de la casa formados en Paterna. Ale, ya lo he dicho… Bona nit”. Lo dijo David Albelda, un eterno capitán de la casa, en redes sociales. El Valencia de Celades conquistó el Johan Cruyff Arena con tres futbolistas formados en la cantera de Paterna, Gayà, Carlos Soler y Ferran Torres y otro valenciano más en el once, Jaume Domenech, un portero que aunque no cumple los requisitos que marca la UEFA para considerarle canterano, su sentimiento es de cuna.

Ellos cuatro, Jaume, Gayà, Ferran y Carlos Soler profanaron el templo de las canteras: la casa del Ajax de Amsterdam, un club que históricamente presume de forjarse con chavales de su Academia. Las circunstancias, además, hicieron que Celades viajara a Ámsterdam con Rivero, Bernad, Esquerdo y Pablo, a los que hay que sumar a Jaume Costa como futbolistas nacidos en la Comunitat Valenciana y que vivieron una noche inolvidable en la Champions.

Ferran Torres, en Ámsterdam.

“Llevo aquí desde los 7 años y quiero seguir muchos más”, comentaba Carlos Soler en la previa del encuentro al tiempo que recordaba que la última vez que el Valencia había logrado el pase a los octavos de final “yo jugaba en el Infantil”. Ese sentimiento de pertenencia, que comparten todos los canteranos mencionados, es uno de los pluses que tiene el vestuario blanquinegro, un grupo de jóvenes futbolistas que están madurando y dando pasos firmes.

“Somos un grupo muy unido, este Valencia no tiene techo”, comentaba un exultante Gayà en zona mixta. “Son muchos años en el Valencia y noches como estas son las que todo canterano quiere vivir”, remarcó el lateral de Pedreguer, uno de los capitanes del Valencia y cuyo beso en la mejilla a Albert Celades durante la celebración permanecerá como una de las imágenes del triunfo en el Johan Cruyff Arena.

Gayà celebrando el pase a octavos con Celades.

Ferran Torres, por su parte, confirmó en un escenario Champions que su progresión no tiene límites. Su asistencia a Rodrigo en el gol de la victoria fue una prueba más de su valía, como también el oxígeno que le dio el equipo con sus arrancadas y sus carreras con el balón protegido. Ferran, como Carlos Soler, está pendiente de renovar, aunque el también dejó claro en uno de los últimos partidos en Mestalla que “yo soy de aquí”.