LA INTRAHISTORIA

Take, el gran orgullo de La Masia, vuelve hoy como madridista

Kubo tuvo que abandonar La Masia por la sanción de la FIFA. Cumplidos los 18 años pudo volver al Barça, pero un problema de comisiones le alejó del regreso y le fichó el Madrid

Si para algún jugador del Mallorca será especial este partido, ese es Takefusa Kubo. El japonés fue durante cuatro años el niño mimado de La Masia. Por su simpatía, capacidad de superación y calidad, Take, ahora conocido como Kubo, era el chaval al que todos los técnicos del fútbol base culé ponían como ejemplo de lo que tenía que ser el canterano perfecto y por el que más de la mitad de los entrenadores del fútbol base se hubieran jugado el sueldo a favor de que iba a llegar al primer equipo.

Pero se cruzó la sanción de la FIFA y Take tuvo que abandonar La Masia entre lágrimas y volver a Japón. Cumplidos los 18 años pudo volver al Barça, pero un problema de comisiones le alejó del regreso y le fichó el Madrid. Hoy pisará el Camp Nou con la camiseta del Mallorca, una circunstancia que para su entrenador le supondrá "estar muy emocionado". "Seguro que esos años fueron fantásticos y le debe hacer ilusión jugar en el campo del primer equipo, aunque él siempre está muy motivado y con ganas".