Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

VILLARREAL

Morlanes y Trigueros reivindican el regreso de los pivotes

Los dos centrocampistas mezclaron bien con Zambo Anguissa en un sistema de tres medios en Mestalla, otorgando equilibrio al equipo.

Morlanes y Trigueros reivindican el regreso de los pivotes
JOSE JORDAN AFP

El Villarreal de Calleja empezó con un rombo, pasó a un doble pivote, regresó al pivote único, para volver a apostar por un trivote como el de Mestalla. Apuestas que el técnico ha ido cambiando en estas tres campañas al frente del banquillo, buscando siempre el equilibro y el mayor control del juego.

Esta temporada la idea pasaba por un sistema 1-4-1-4-1, con la idea de apretar arriba, tener una primera línea de presión intensa, y con mucha finalización y pegada. Pero la tendencia ha hecho que el equipo se muestre desequilibrado, con una presión que no ahoga al rival, y que hace que el equipo no esté equilibrado en lo defensivo.

Un equilibro y control que sí se vio en gran parte del partido en Mestalla, con un equipo que pudo manejar muchas veces ese ritmo, y que fue capaz de robar muchos más balones de lo habitual en jornadas anteriores. Un cambio que tanto en el control, como en la recuperación, tuvo a los tres del medio como protagonistas.

Valga como dato que de los 508 pases que dio el equipo en Mestalla, el trío Anguissa, Morlanes y Trigueros, dieron un total de 205 pases (un 40%). Pero lo más destacado es que los tres jugadores arrojan un acierto de un 90% de esos pases, siendo Anguissa el más destacado, al firmar 70 pases y un acierto del 93%. Seguido por Manu Morlanes con 68 pases y un acierto de un 94%, y con Trigueros como tercero, con 67 pases y un 89% de acierto.

El equipo estuvo mucho más equilibrado, y lo estuvo gracias al regreso de los mediocampistas de creación o los llamados pivotes. Pero, es que además de tener más balón y equilibro, estos tres jugadores fueron capaces de recuperar 10 balones de los 20 que recuperó o robó el equipo en Mestalla. Un 50% de recuperaciones que incluso destacó el mismo Calleja tras el encuentro. Anguissa fue el más destacado con 6 recuperaciones, mientras que Morlanes y Trigueros se repartieron las otras cuatro.

Todo hace indicar que con el retorno de Iborra al equipo y el buen momento de Anguissa, son Trigueros y Morlanes los que se juegan una plaza en ese medio del campo. Habrá que ver si con un doble pivote o con tres al medio, aunque lo que parece es que frente al Atlético no estará Iborra tan sólo.

El Villarreal de Calleja empezó con un rombo, pasó a un doble pivote, regresó al pivote único, para volver a apostar por un trivote como el de Mestalla. Apuestas que el técnico ha ido cambiando en estas tres campañas al frente del banquillo, buscando siempre el equilibro y el mayor control del juego. Esta temporada la idea pasaba por un sistema 1-4-1-4-1, con la idea de apretar arriba, tener una primera línea de presión intensa, y con mucha finalización y pegada. Pero la tendencia ha hecho que el equipo se muestre desequilibrado, con una presión que no ahoga al rival, y que hace que el equipo no esté equilibrado en lo defensivo. Un equilibro y control que sí se vio en gran parte del partido en Mestalla, con un equipo que pudo manejar muchas veces ese ritmo, y que fue capaz de robar muchos más balones de lo habitual en jornadas anteriores. Un cambio que tanto en el control, como en la recuperación, tuvo a los tres del medio como protagonistas. Valga como dato que de los 508 pases que dio el equipo en Mestalla, el trío Anguissa, Morlanes y Trigueros, dieron un total de 205 pases (un 40%). Pero lo más destacado es que los tres jugadores arrojan un acierto de un 90% de esos pases, siendo Anguissa el más destacado, al firmar 70 pases y un acierto del 93%. Seguido por Manu Morlanes con 68 pases y un acierto de un 94%, y con Trigueros como tercero, con 67 pases y un 89% de acierto. El equipo estuvo mucho más equilibrado, y lo estuvo gracias al regreso de los mediocampistas de creación o los llamados pivotes. Pero, es que además de tener más balón y equilibro, estos tres jugadores fueron capaces de recuperar 10 balones de los 20 que recuperó o robó el equipo en Mestalla. Un 50% de recuperaciones que incluso destacó el mismo Calleja tras el encuentro. Anguissa fue el más destacado con 6 recuperaciones, mientras que Morlanes y Trigueros se repartieron las otras cuatro. Todo hace indicar que con el retorno de Iborra al equipo y el buen momento de Anguissa, son Trigueros y Morlanes los que se juegan una plaza en ese medio del campo. Habrá que ver si con un doble pivote o con tres al medio, aunque lo que parece es que frente al Atlético no estará Iborra tan sólo.