Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

ATLÉTICO

El Atlético pregunta a Peñarol por el extremo Facundo Pellistri

Considerado como una de las perlas del fútbol uruguayo puede proclamarse en dos fechas campeón. Con 17 años y Arsenal y el Barcelona también le siguen.

Pellistri celebra un gol con Peñarol.

"Pellistri, sin edad para votar, lleva de la mano a este Peñarol". El titular con el que El Observador de Uruguay titulaba su crónica del partido que enfrentó a Peñarol y Fénix. Pellistri es de nombre Facundo, tiene 17 años y 17 partidos en Primera División pero está llenando todos los halagos del fútbol uruguayo. Su equipo en dos fechas puede proclamarse campeón de Uruguay y su participación ha sido clave, como en aquel partido ante el Fénix, en el que anduvo en las dos jugadas del gol, dejando a 180' minutos el cetro (anoche empató 0-0 con Progreso; el domingo la última fecha, ante el Cerro Largo).

Y muchas llamadas en el teléfono de su padre. Una de ellas desde Madrid, oficinas del Wanda Metropolitano. El chaval, por cierto, comparte representante con Valverde. El plan sería similar. Acometer el fichaje de Pellistri y que siga el camino de Valverde, hoy indiscutible, el Pogba que Zidane pedía el pasado verano, el futbolista que ha cambiado el rumbo del Madrid en la temporada. Es decir, foguearse en el filial rojiblanco. Coger cuerpo y brega. Dar el salto cuando lo tenga. Es un futbolista que también pretenden en Inglaterra, Arsenal, y en LaLiga. Desde el Barcelona también ha llamado a su padre y a su representante. 

Comparte vestuario con el Cebolla

Pero el futuro de Pellistri podría estar en España. Le atrae el proyecto del Atlético. Un nombre que en Uruguay le han puesto mayúsculas otros charrúas en los últimos años. Forlán, Godín, Giménez, El Cebolla Rodríguez. El último es hoy su capitán en Peñarol. "Seguramente si hubiera querido ir a comprar una cerveza después del partido para festejar en familia, no se la habrían vendido. No tiene edad, es aún menor", finalizaba su artículo El Observador. Y sin embargo tan grande ya.