Selecciones

BÉLGICA

Hazard, en modo avión

Confirmó su magnífica evolución en las últimas semanas en el Madrid con un partidazo con Bélgica. Ya es el segundo máximo goleador con el equipo de su país.

Hazard, en modo avión.

Eden Hazard ya está aquí, y ha llegado para quedarse. Hubo quien, sin atender a su lesión el día anterior a que comenzara la Liga, le esperaba mucho antes, como si costar más de 100 millones hubiera convertido al belga en un ser invulnerable. Eso, sin embargo, poco importa ahora. Eden va borrando a cada aparición, la última con un doblete y asistencia con Bélgica ante Rusia, el rastro de dudas que había dejado su tardía puesta a tono.

Era, y así lo llevó el propio Hazard, que nunca vaciló, una cuestión de tiempo. Tras haber visitado la enfermería en la estación final de la preparación veraniega, un punto que los especialistas coinciden en señalar como crítico, su gran reto era realizar una pretemporada exprés en plena temporada. El desafío aún creció en complejidad porque ni los resultados ni el juego acompañaban al Madrid, lo que le convirtió en sospechoso. Hazard, pese a ello, aguantó el tipo. Incluso desdramatizó la situación mofándose de los comentarios sobre su peso con un vídeo en Instagram sin camiseta, presumiendo como un adolescente: "Six pack".  Y en octubre cogió pista e inició su despegue...

Ante el Granada, golazo, el primero, y asistencia; contra el Mallorca no jugó y el Madrid perdió; frente al Galatasaray, con la soga de la Champions apretando, asistió a Kroos para el tanto de la victoria, en un pase que el mundo creyó que sería para Benzema; ante el Leganés forzó un penalti que transformó Ramos; un fuera de juego milimétrico invalidó una obra de arte suya que hubiera supuesto el 1-0 al Betis; contra el Galatasaray, en el Bernabéu, evidenció que sólo le falta algo de egoísmo para coronar sus jugadas de fantasía; y frente al Eibar acompañó a Benzema, con el que ya se entiende como si llevaran una vida jugando juntos, para demostrar que no es necesario marcar ni asistir para ser el mejor de un partido, y aun así entre sus méritos incluyó iniciar la jugada del 0-1 y provocar el penalti del 0-2.

Bordeando el nivel de fútbol que de él se espera, con Bélgica no ha perdido altura. El equipo de Roberto Martínez, clasificado para la Eurocopa 2020, se presentó este sábado en San Petersburgo para sellar el primer puesto del grupo y jugó a lo que mejor se le da: divertirse. Para eso se dejó guiar por su consumado experto, Hazard, que hizo dos tantos y asistió a su hermano Thorgan en el primero de la tarde. Así, Eden celebró su gol 32 con los Belgian Red Devils, superando a Paul van Himst y a Bernard Voorhoof. Aun sin ser delantero, se convirtió en el segundo máximo goleador histórico con la camiseta de Bélgica, sólo por detrás de su compañero Lukaku (52). Hazard está en modo avión, y así es imparable.