VALLADOLID 1 - GAZ METAN MEDIAS 0

Toni firma el gol que deja el Trofeo en Pucela

La imagen en el comienzo del XLV Trofeo Ciudad de Valladolid fue muy triste, ya que el estadio estaba vacío, casi como si fuera a puerta cerrada.

0
Toni firma el gol que deja el Trofeo en Pucela
PHOTOGENIC/PABLO REQUEJO DIARIO AS

El frío, la hora, transmitido por televisión y en ‘streaming’ y sobre todo la pobre entidad del rival, el rumano Gaz Metan Medias, no atrajo al público de Valladolid. Con todo esto 2.624 espectadores se dieron cita en Zorrilla, lo cual no evitó la desoladora sensación en la grada. En cuanto al partido en sí, comenzó con poco ritmo, frío como el ambiente, con posesión abrumadora del conjunto local y los porteros de espectadores.

La primera opción de marcar la tuvo Luismi en el minuto 10, que había subido a rematar un corner y se encontró con un rebote que casi se cuela en la portería de Popa. Poca respuesta de los rumanos que apenas vieron el balón y que se limitaron a aguantar. Stiven Plaza estuvo en esos compases algo individualista y no acertó con las jugadas de ataque, además de estar algo desconectado del juego en general. La jugada más bonita no acabó en gol, a pesar de la progresión que llevaron Moyano, Toni y Hervías por la banda derecha, con remate arriba de Sandro desde dentro de área pequeña. Fueron precisamente Hervías y Toni los más entonados y los que arrancaron los aplausos de la gente en la grada, sobre todo en el minuto 31 cuando abría el murciano el marcador tras una gran jugada de precisión que culminaba el permanente dominio blanquivioleta. En esa primera parte fua casi imposible mencionar una ocasión de peligro rumana, ya que lo más reseñable fue que forzó un saque de esquina. Tras el descanso cambio total de decorado en cuanto al once que dispuso Sergio conformación de refresco.

El Real Valladolid empezó a mover la pelota con criterio, comandado por Anuar, Alcaraz y Aguado que aguantó algunos minutos de la segunda parte igual que Masip, Javi Sánchez y Luismi que fueron los que más minutos jugaron. Los rumanos del Gaz apenas aparecieron en la segunda mitad, resguardados atrás y sin apenas salida y aunque intentaron algún acercamiento gracias a alguna falta lejana, fue demasiado inocente para hacer daño. En el minuto 61 Anuar remató de volea un buen servicio de Waldo y obligó a lucirse a Popa en una bonita estirada.

El gol se resistió a llegar aunque el Real Valladolid lo trabajaba y De Frutos quería hacer daño al Gaz además de Waldo disparando desde lejos, pero el gol tradaba en llegar, sobre todo por las intervenciones del portero rumano del Gaz, que evitó el claro disparo de Miguel en el minuto 33, convirtiéndose en el mejor de su equipo, muy aplaudido por el público cuando fue sustituido. Zalazar tuvo la opción de aumentar la cuenta, pero su disparo se fue al larguero de forma especatacular Sin más historia, el Real Valladolid se quedó con su trofeo por vigesimo cuarta vez.