Competición
  • Champions League

BADAJOZ | MEHDI NAFTI

"Quien toque a mis jugadores, le arranco la cabeza"

El entrenador del Badajoz, Mehdi Nafti, estalló en rueda de prensa contra todos aquellos que están siendo críticos con su plantilla: "A gente de la ciudad le falta humildad".

No es habitual ver a un técnico así tras ganar, nada más y nada menos, que por un gol a cuatro como visitante. Sin embargo, Mehdi Nafti, entrenador del Badajoz, estalló tras el triunfo de su equipo ante el Don Benito tras ver cómo sus jugadores recibían una semana sí y otra también críticas. Y eso que el club milita en la segunda posición del Grupo IV de Segunda División B a tres puntos del Cartagena y ya tiene cuatro de margen para continuar en puestos de Playoff.

Tras analizar futbolísticamente el partido, Mehdi Nafti comenzó con un crítico discurso, que cerró con una sonada frase: "A mí me podrán matar que me da igual, pero quien toque un pelo de mis jugadores le arranco la cabeza". No obstante, dentro del elevado tono de la frase, hay una historia detrás que se encargó de explicar en la conferencia de prensa. Estas fueron sus palabras: 

"El fútbol es muy caprichoso. La gente se deja llevar por los resultados, por sensaciones, pero os voy a decir una cosa: mis jugadores necesitan tranquilidad. Tengo una plantilla joven, que necesita tranqulidad. Lo que se ha percibido y notado en los últimos días es que a gente de Badajoz le falta humildad. El Cartagena lleva cinco años intentando subir dejándose un pastizal".

El técnico habló de las limitaciones y recursos del equipo y de cómo se está exigiendo más de la cuenta: "Nosotros creemos que porque ha venido Joaquín Parra vamos a ir de compras y vamos a subir a Segunda y no es así. Digo más, mis jugadores y yo sabemos que realmente cuando la cosa va bien no somos tantos metidos en el barro. Pasara lo que pasara, al final estamos de paso aquí: Joaquín, mis jugadores, yo... Lo que se mantiene son los fieles aficionados".

En la misma idea, Mehdi Nafti insistió en lo que le está afectando a la plantilla la presión: "Hay gente que está haciendo un daño tremendo a mis jugadores. A mí me da igual, yo ya no tengo ni pelo. Pero mis jugadores necesitan tranquilidad porque no todo es 'yupilandia'. Lo estoy diciendo cuando gano, no todo es tan bonito y los jugadores y yo lo sabemos. A algunos les falta humildad".

Tras la primera parte de su discurso, el entrenador del Badajoz explotó definitivamente: "La gente se va a reconocer, no hace falta darles importancia, no lo merecen, quieren hacer daño. Tienen envidia, que pregunten al dueño del Cartagena si es fácil, al Recre, al Córdoba, al Burgos... Lo que queremos todos aquí, los que quieren al Badajoz, queremos sumar. Cuando yo me vaya de aquí, quiero haber dejado mi granito de arena. Yo lo doy todo por ello, por dar un plus al club y a la ciudad".

"Así me iría con la cabeza muy alta. Lo vuelvo a repetir, a mí me pueden matar que me da igual, pero quien toque un pelo de mis jugadores, le arranco la cabeza. Son jóvenes y necesitan tranquilidad. Vamos a pasar otro bache, igual el próximo domingo no ganamos y volvemos a la misma mierda. Sabemos que hay poca gente metida en el barco. Solo los fieles que han venido hoy, que se gastan el dinero, que animan y son positivos", cerró su discurso.