REAL SOCIEDAD

1x1 de la Real: Isak desatasca a la Real en Vigo

El sueco salió en la segunda parte para marcar el gol del triunfo realista cuando más atacados estaban los visitantes.

1x1 de la Real: Isak desatasca a la Real en Vigo
SALVADOR SAS DIARIO AS

-Remiro: Repitió titularidad y jugó por primera vez a domicilio. No tuvo excesivo trabajo y las mejores ocasiones del Celta se fueron fuera. El palo se alió con él y estuvo atentos para salir de su área al corte en balones largos. 

-Zaldua: Actuación plena de potencia, especialmente en la primera parte, en la que combinó bien con Portu para entrar una y otra vez por su banda. En defensa estuvo serio, aunque por su banda llegaron algunos centro con peligro. 

-Le Normand: Partido sin alardes del francés, que tuvo algunos desajustes que pudieron haber costado caro a la Real. Imanol le abroncó en más de una ocasión. Partido complicado, pero que debe servirle para seguir creciendo. Con todo, sostuvo bien a Aspas, que apenas tuvo opciones de gol. 

-Diego Llorente: Volvía al once inicial y varios cortes en posiciones de desventaja fueron fundamentales para evitar que los atacantes del Celta se quedaran solos delante de Remiro. Partido inteligente del madrileño que se vio obligado a jugar demasiado expuesto. Debió estar más encima de los rivales en algún centro lateral rematado cómodamente por Santi Mina. 

-Monreal: Cerró la banda izquierda en defensa y llegó con peligro al área contrarió. Recuperó el nivel de sus primeros partidos en la Real. Fuerte en las disputas, tiró de experiencia para apagar fuegos con los jugadores del Celta. Imanol le exigió que subiera más la banda metiendo hacia dentro a Oyarzabal. 

-Zubeldia: Actuación plena de potencia, abarcando mucho campo para barrer el centro de campo y aportar equilibrio al equipo realista. Listo para provocar la segunda amarilla de Cheik, fue amonestado de forma absurda e injusta. 

-Merino: Sacrificado en labores de contención, no tuvo oportunidad de brilla con el balón y no pudo llegar desde la segunda línea a posición de remate como acostumbra. Estuvo en todas las polémicas con los jugadores del Celta y recibió más de una entrada muy dura. 

-Ødegaard: Nunca se esconde, ni cuando peor le salen las cosas. En la primera parte encontró espacios entre líneas y genero peligro, pero le faltó acertar en el último pase. Pero cuando el Celta se quedó con uno menos, pidió el balón y lideró las mejores ocasiones de la Real, con pases entre líneas que sólo su privilegiada visión es capaz de ver, como el pase del gol del triunfo a Isak. 

-Oyarzabal: ¡Qué jugador! Por la banda izquierda, la derecha y por el medio es capaz de brillar y generar peligro. Le faltó precisión en el último pase, pero suyo fue el mejor disparo hasta el gol de Isak. Y encima defiende como el mejor de los zagueros. Tuvo dos robos recorriéndose todo el campo que fueron providenciales. El slalom que hizo en la primera parte es pura ‘delicatessen’. Fue sustituido porque acabó reventado. 

-Portu: Energía al servicio del equipo. No se cansa de trabajar en favor de sus compañeros. Le faltó claridad para asociarse y entender algunos pases en profundidad. 

-Willian José: Partido discreto del brasileño, que no pudo aportar en exceso al juego de su equipo. Sin opciones de remate pese a intentarlo, tuvo que caer a banda para entrar más en juego, pero sin fortuna. Fue sustituido y se agarró un cabreo monumental que pagó con la botella de agua. 

-Isak: El triunfador del mediodía en Balaídos. Salió a falta de 20 minutos y en la primera oportunidad que tuvo, marcó el gol de la victoria. Con sus dos goles a domicilio le ha dado ya a la Real seis valiosos puntos. El sueco revolucionó el partido gracias a su movilidad. Definió a la perfección con la izquierda después de un buen movimiento entre líneas y pelear bien por la posesión y la posición. Y pudo marcar un segundo gol con un duro remate con la derecha que le sacó en el palo corto Ruben Blanco. Su aparición fue fundamental. 

-Sangalli: Salió para aguantar más y mejor el centro de campo, y cumplió a la perfección con su función, hasta el punto de que pudo sentenciar el partido con una buena llegada al área, pero Ruben Blanco frustró su mano a mano. 

-Barrenetxea: Minutos finales para ayudar en la valiosa victoria en Balaídos. Poco tiempo para desplegar su gran calidad.

-Remiro: Repitió titularidad y jugó por primera vez a domicilio. No tuvo excesivo trabajo y las mejores ocasiones del Celta se fueron fuera. El palo se alió con él y estuvo atentos para salir de su área al corte en balones largos.
-Zaldua: Actuación plena de potencia, especialmente en la primera parte, en la que combinó bien con Portu para entrar una y otra vez por su banda. En defensa estuvo serio, aunque por su banda llegaron algunos centro con peligro.
-Le Normand: Partido sin alardes del francés, que tuvo algunos desajustes que pudieron haber costado caro a la Real. Imanol le abroncó en más de una ocasión. Partido complicado, pero que debe servirle para seguir creciendo. Con todo, sostuvo bien a Aspas, que apenas tuvo opciones de gol.
-Diego Llorente: Volvía al once inicial y varios cortes en posiciones de desventaja fueron fundamentales para evitar que los atacantes del Celta se quedaran solos delante de Remiro. Partido inteligente del madrileño que se vio obligado a jugar demasiado expuesto. Debió estar más encima de los rivales en algún centro lateral rematado cómodamente por Santi Mina.
-Monreal: Cerró la banda izquierda en defensa y llegó con peligro al área contrarió. Recuperó el nivel de sus primeros partidos en la Real. Fuerte en las disputas, tiró de experiencia para apagar fuegos con los jugadores del Celta. Imanol le exigió que subiera más la banda metiendo hacia dentro a Oyarzabal.
-Zubeldia: Actuación plena de potencia, abarcando mucho campo para barrer el centro de campo y aportar equilibrio al equipo realista. Listo para provocar la segunda amarilla de Cheik, fue amonestado de forma absurda e injusta.
-Merino: Sacrificado en labores de contención, no tuvo oportunidad de brilla con el balón y no pudo llegar desde la segunda línea a posición de remate como acostumbra. Estuvo en todas las polémicas con los jugadores del Celta y recibió más de una entrada muy dura.
-Ødegaard: Nunca se esconde, ni cuando peor le salen las cosas. En la primera parte encontró espacios entre líneas y genero peligro, pero le faltó acertar en el último pase. Pero cuando el Celta se quedó con uno menos, pidió el balón y lideró las mejores ocasiones de la Real, con pases entre líneas que sólo su privilegiada visión es capaz de ver, como el pase del gol del triunfo a Isak.
-Oyarzabal: ¡Qué jugador! Por la banda izquierda, la derecha y por el medio es capaz de brillar y generar peligro. Le faltó precisión en el último pase, pero suyo fue el mejor disparo hasta el gol de Isak. Y encima defiende como el mejor de los zagueros. Tuvo dos robos recorriéndose todo el campo que fueron providenciales. El slalom que hizo en la primera parte es pura ‘delicatessen’. Fue sustituido porque acabó reventado.
-Portu: Energía al servicio del equipo. No se cansa de trabajar en favor de sus compañeros. Le faltó claridad para asociarse y entender algunos pases en profundidad.
-Willian José: Partido discreto del brasileño, que no pudo aportar en exceso al juego de su equipo. Sin opciones de remate pese a intentarlo, tuvo que caer a banda para entrar más en juego, pero sin fortuna. Fue sustituido y se agarró un cabreo monumental que pagó con la botella de agua.
-Isak: El triunfador del mediodía en Balaídos. Salió a falta de 20 minutos y en la primera oportunidad que tuvo, marcó el gol de la victoria. Con sus dos goles a domicilio le ha dado ya a la Real seis valiosos puntos. El sueco revolucionó el partido gracias a su movilidad. Definió a la perfección con la izquierda después de un buen movimiento entre líneas y pelear bien por la posesión y la posición. Y pudo marcar un segundo gol con un duro remate con la derecha que le sacó en el palo corto Ruben Blanco. Su aparición fue fundamental.
-Sangalli: Salió para aguantar más y mejor el centro de campo, y cumplió a la perfección con su función, hasta el punto de que pudo sentenciar el partido con una buena llegada al área, pero Ruben Blanco frustró su mano a mano.
-Barrenetxea: Minutos finales para ayudar en la valiosa victoria en Balaídos. Poco tiempo para desplegar su gran calidad.