BARCELONA

El 'rebote' de Messi en Champions: no es el máximo goleador visitante del Barça

En los últimos cinco partidos que ha jugado el Barcelona como visitante en Europa ha marcado tres goles: uno de Leo ante el Slavia y los otros dos en propia puerta.

Peter Olayinka se marca en propia puerta tras un remate de Luis Suárez durante el partido de fase de grupos de la Champions League entre el Slavia de Praga y el F.C. Barcelona.
Thomas Eisenhuth Getty Images

Algunas estadísticas son tan insólitas y extravagantes que hay que repasarlas una y otra vez para acabar de confirmarlas. De hecho, estamos ante una de las más extrañas que uno puede encontrarse. Resulta que el FC Barcelona sólo ha marcado tres goles en sus últimos cinco partidos de la Champions fuera del Camp Nou: Olympique Lyon (0), Manchester United (1), Liverpool (0), Borussia de Dortmund (0) y Slavia de Praga (2). No hay duda de que se trata de un balance sorprendentemente pobre para un equipo de la calidad del Barcelona, pero lo que deja totalmente atónito al más pintado es que de esos tres goles que ha marcado, dos no son obra de un jugador blaugrana, sino del rival. Sólo Leo Messi, en el último partido ante el Slavia en Praga, fue capaz de marcar ‘in situ’. Los otros dos han sido en propia puerta del rival.

Champions League

Clasificación PTS PG PE PP
1Barcelona 7 2 1 0
2Inter 4 1 1 1
3B. Dortmund 4 1 1 1
Clasificación completa
Próximos partidos
Barcelona - Slavia P. M-05/11 18:55
Barcelona - B. Dortmund X-27/11 21:00
Inter - Barcelona M-10/12 21:00
Calendario

*Datos actualizados a fecha 24 de octubre de 2019

El primero lo consiguió el pasado 10 de abril ante el Manchester United, con una elaborada victoria (0-1) en el partido de ida de los cuartos de final en Old Trafford. Sin embargo, el gol no se lo dieron a Luis Suárez, que fue quien cabeceó, tras un centro de Leo Messi, sino a Luke Shaw, a quien le rebotó el balón lo justo para desviar la trayectoria y sorprender a De Gea.

Poco más de cinco meses después se ha vuelto a repetir la historia. Un centro de Messi era rematado ‘in extremis’ por Luis Suárez, poniendo la punta de la bota lo justo para que el balón tocara en el cuerpo del nigeriano Peter Olayinka, quien desvió la trayectoria de la pelota y acabó en el fondo de la red.

Así pues, de esta forma, los goles en propia puerta están teniendo un protagonismo inusitado en los últimos partidos de la Champions del FC Barcelona. De hecho, las estadísticas apuntan que el equipo blaugrana en Europa consigue casi el 23% de los goles de esta forma, un porcentaje altísimo.

En todo caso, no es Messi el que está saliendo peor parado de este anómala circunstancia, sino Luis Suárez, que ya ha visto como le han arrebatado dos goles de un plumazo, por lo que mantiene su maldición en los partidos que juega de Champions fuera del Camp Nou donde no marca un gol desde el 16 de septiembre del 2015, es decir, una condena que se alargará en más de 1.500 días sin ver puerta.