GETAFE 2 - LEGANÉS 0

'Pichu' Cuéllar: “Creo que no hay que volverse locos”

El portero del Leganés pide prudencia en medio de la tempestad que vive el equipo, mostró su apoyo a Pellegrino: “Solo hay que esperar un buen resultado”.

Iván Cuellar despeja el balón ante su compañero.
Kiko Huesca EFE

No era día para fiestas en Leganés. Funeral profundo el que sufre el equipo pepinero después de caer 2-0 ante el Getafe en un derbi con sabor a tragedia. Los de Pellegrino apenas suman 2 puntos de 27 posibles y eso no anima a dar la cara. Suenan redobles de descenso, y aunque aun queda mucho, el pesimismo comienza a apretar. Por eso en la zona mixta del Coliseum sólo Pichu Cuéllar habló en su retorno tras cinco semanas fuera de combate. El cuarto capitán se mostró sorprendido por algunas preguntas habituales en la actual situación del Leganés, dio su apoyo a Pellegrino pese al riesgo de despido existente e hizo un llamamiento a la calma: "Creo que no hay que volverse locos".

¿Cómo estáis?

Estamos como se puede estar después de una dinámica negativa como la que hemos tenido. ¿Cómo quieres que esté? Es que haces unas preguntas un poco…

¿Entendería un cambio de entrenador?

Yo no soy quien tiene que decidir eso. No tengo ninguna competencia. Creo que el equipo hasta ahora ha competido. Salvo el partido del Villarreal, que no estuvimos a la altura. Lo hemos dado todo en el campo. Hemos trabajado como siempre, como profesionales. La respuesta en el campo ha sido positivo. Pero lo único positivo que vale son los resultados. Al equipo no se le puede pedir más en cuanto a trabajo. En Primera, los pequeños detalles no nos están favoreciendo. Hay un grupo genial, trabajadores de la hostia. El año pasado parece que todo salía de cara y este año todo sale de cruz. 

¿Cómo se sale de esto?

He estado en una situación así, pero a final de temporada, por desgracia. No es para nada alentador el mensaje. Sólo creo que no hay que volverse loco. Cuando uno está trabajando bien y dándolo todo, solo hay que esperar un buen resultado le dé la vuelta a todo y anímicamente las dudas desaparezcan. 

¿Cuánto hay de bloqueo mental en esta situación?

El bloqueo mental creo que parte de la desventaja en el marcador. En todo momento hoy ha estado bien hasta que hemos recibido el gol. Ahí ya algo te choca, es necesario cambiar el sistema para atacar más. Eso requiere más atención defensiva para evitar los espacios. Y en un desequilibrio nos han hecho el segundo y eso ha hecho que fuera muy difícil remontar. 

¿Hay confianza en el míster?

La confianza es plena. Creo que nadie duda de lo que hacemos y de cómo trabajamos en el campo. No sé qué tipo de pregunta es esa. 

¿Es una final el partido de Mallorca?

Es el más importante porque es el próximo. Hoy era el más importante porque era el que tocaba. Yo entiendo que vosotros trabajáis, que hay que ponerle titulares. Me parece muy gracioso, muy bien por vuestra parte. Pero finales… finales… sólo hay una. Hoy quedan muchos partidos. Si fuera la Copa del Rey… o la de la Champions, que es difícil… Pero. ¿Por qué no?

¿Cómo se ha encontrado en el regreso?

Bien, bien… después de un tiempo cuesta, pero con la ayuda de los compañeros y el factor mental, que eso ya lo tengo adquirido, pues me ayuda. Me queda algo de físico… pero lo mental es lo importante. 

¿Qué habéis dicho en el vestuario?

Aludimos a lo mental. Que es lo que más influye en este partido. Vuelvo a repetir: a los chavales no se le puede pedir más. Trabajan como profesionales, por no decir una barbaridad. Trabajan genial durante la semana. Enfocamos el partido viendo dónde hacer daño. Competimos bien, pero lamentablemente siempre luchamos contra marcadores en contra. Pero desgraciadamente, en el cómputo global, lo que cuenta son los resultados. 

¿Qué le falta al equipo?

Ganar. Ganar, ganar y ganar. Ya lo dijo el Sabio de Hortaleza. 

No era día para fiestas en Leganés. Funeral profundo el que sufre el equipo pepinero después de caer 2-0 ante el Getafe en un derbi con sabor a tragedia. Los de Pellegrino apenas suman 2 puntos de 27 posibles y eso no anima a dar la cara. Suenan redobles de descenso, y aunque aun queda mucho, el pesimismo comienza a apretar. Por eso en la zona mixta del Coliseum sólo Pichu Cuéllar habló en su retorno tras cinco semanas fuera de combate. El cuarto capitán se mostró sorprendido por algunas preguntas habituales en la actual situación del Leganés, dio su apoyo a Pellegrino pese al riesgo de despido existente e hizo un llamamiento a la calma: “Creo que no hay que volverse locos”

 

¿Cómo estáis?

Estamos como se puede estar después de una dinámica negativa como la que hemos tenido. ¿Cómo quieres que esté? Es que haces unas preguntas un poco…

 

¿Entendería un cambio de entrenador?

Yo no soy quien tiene que decidir eso. No tengo ninguna competencia. Creo que el equipo hasta ahora ha competido. Salvo el partido del Villarreal, que no estuvimos a la altura. Lo hemos dado todo en el campo. Hemos trabajado como siempre, como profesionales. La respuesta en el campo ha sido positivo. Pero lo único positivo que vale son los resultados. Al equipo no se le puede pedir más en cuanto a trabajo. En Primera, los pequeños detalles no nos están favoreciendo. Hay un grupo genial, trabajadores de la hostia. El año pasado parece que todo salía de cara y este año todo sale de cruz.

 

¿Cómo se sale de esto?

He estado en una situación así, pero a final de temporada, por desgracia. No es para nada alentador el mensaje. Sólo creo que no hay que volverse loco. Cuando uno está trabajando bien y dándolo todo, solo hay que esperar un buen resultado le dé la vuelta a todo y anímicamente las dudas desaparezcan.

 

¿Cuánto hay de bloqueo mental en esta situación?

El bloqueo mental creo que parte de la desventaja en el marcador. En todo momento hoy ha estado bien hasta que hemos recibido el gol. Ahí ya algo te choca, es necesario cambiar el sistema para atacar más. Eso requiere más atención defensiva para evitar los espacios. Y en un desequilibrio nos han hecho el segundo y eso ha hecho que fuera muy difícil remontar.

 

¿Hay confianza en el míster?

La confianza es plena. Creo que nadie duda de lo que hacemos y de cómo trabajamos en el campo. No sé qué tipo de pregunta es esa.

 

¿Es una final el partido de Mallorca?

Es el más importante porque es el próximo. Hoy era el más importante porque era el que tocaba. Yo entiendo que vosotros trabajáis, que hay que ponerle titulares. Me parece muy gracioso, muy bien por vuestra parte. Pero finales… finales… sólo hay una. Hoy quedan muchos partidos. Si fuera la Copa del Rey… o la de la Champions, que es difícil… Pero. ¿Por qué no?

 

¿Cómo se ha encontrado en el regreso?

Bien, bien… después de un tiempo cuesta, pero con la ayuda de los compañeros y el factor mental, que eso ya lo tengo adquirido, pues me ayuda. Me queda algo de físico… pero lo mental es lo importante.

 

¿Qué habéis dicho en el vestuario?

Aludimos a lo mental. Que es lo que más influye en este partido. Vuelvo a repetir: a los chavales no se le puede pedir más. Trabajan como profesionales, por no decir una barbaridad. Trabajan genial durante la semana. Enfocamos el partido viendo dónde hacer daño. Competimos bien, pero lamentablemente siempre luchamos contra marcadores en contra. Pero desgraciadamente, en el cómputo global, lo que cuenta son los resultados.

 

¿Qué le falta al equipo?

Ganar. Ganar, ganar y ganar. Ya lo dijo el Sabio de Hortaleza.