LEGANÉS

Szymanowski, y el dejá vù de un cumpleaños batallando

El capitán del Leganés ha cumplido los 31 como sopló los 30, peleando para recuperarse de una grave lesión, esta vez rotura de cruzado. Su optimismo sigue intacto. Objetivo: enero de 2020.

Szymanowski, y el dejá vù de un cumpleaños batallando
Juan Aguado Diario As

Alexander Szymanowski ha arrancado la hoja del calendario en este 13 de octubre con un panorama a su alrededor muy parecido al que le rodeaba hace doce meses, cuando entró por primera vez en la treintena. Hoy el capitán del Leganés cumple 31 años y, para su desgracia, sigue enfangado en la pesadilla de lo físico. Condenado a no poder jugar por una lesión (ésta distinta a la de su 30º aniversario) más cruel que su predecesora, pero que el hispano-argentino encara con la misma medicina. Altas dosis de optimismo y esfuerzo para volver a dónde quiere. Para elevarse, como dice su eslogan vital, de los escombros al cielo.

Szymanowski no está en Madrid. Se recupera en Barcelona de la rotura de cruzado que se produjo el 31 de julio en un amistoso contra el Alcorcón. Tuvo que pasar de nuevo por el quirófano del doctor Cugat y, junto a su equipo de especialistas, trata ahora de recuperar las condiciones mínimas para regresar a Madrid y completar al sur de la capital su vuelta a los terrenos de juego, la segunda que ansía tras casi dos años de calvario.

Dos años de pesadilla

El 9 de diciembre de 2017 comenzó su tortura física, cuando, en Riazor, jugó por última vez de titular con el Leganés en competición oficial. Una lesión de isquiosurales y pubis le obligó a pasar dos veces por el quirófano. No jugó en competición oficial hasta la última jornada del curso pasado. Pellegrino lo sacó unos minutos al final del duelo ante el Huesca. Fue un retorno de 525 días que parecía prólogo de su reconversión a carrilero zurdo.

El Flaco lo recicló en pretemporada para el puesto con la esperanza de que fuera el suplente de Jonathan Silva. Entonces se rompió de nuevo y el club tuvo que buscar solución de urgencia en Kevin Rodrigues, cedido el último día de mercado. Kravets, también lateral zurdo, no cuenta para el argentino. Pero eso es otra historia. Una ajena a Szymanowski.

La del capitán pepinero, ya español a todos los efectos desde junio y en su último año de contrato, se bifurcó de los planes de Pellegrino cuando su rodilla derecha dijo basta. Un baño de pesadumbre tintó de lamentos el vestuario del Leganés.

Optimismo y una fecha

Sus compañeros lamentaban la mala suerte de Szyma, mientras el máximo goleador histórico del Lega en la élite (nadie ha superado aún sus diez dianas) hacía lo opuesto. Bregador eterno, se volvió a cargar de coraje para pelear contra el mal fario y retornar lo antes posible. ¿Cuándo? Lo ideal sería que pudiera estrenar 2020 de vuelta a la rutina.

Y entre tanto, se dedica a regalar optimismo a los que le rodean, como a Juanfran Moreno, exlateral pepinero lesionado con su equipo, el Alanyaspor turco, también del cruzado. Juanfran ha sido también operado en Barcelona donde Szymanowski se ha convertido en su cicerone y un importante apoyo para salir del trance, ése en el que el capitán del Lega ha dado la bienvenida a los 31.