Competición
  • Clasificación Eurocopa

ALEMANIA

El método Red Bull manda en la Bundesliga

Los entrenadores de los cuatro primeros clasificados del campeonato alemán llevan la firma de la factoría austríaca: Marco Rose, Oliver Glasner, Niko Kovac y Julian Nagelsmann.

El método Red Bull manda en la Bundesliga

La igualdad es máxima en la Bundesliga. Tras la última jornada, donde Bayern, Dortmund, Leipzig, Leverkusen y Schalke no fueron capaces de ganar sus encuentros, la circunstancia fue aprovechada por Borussia Mönchengladbach y Wolfsburgo para encaramarse al primer y segundo puesto del campeonato germano, respectivamente. Los 'potros' encabezan la liga alemana con dieciseis puntos, uno más que los 'lobos', y detrás aparecen cinco equipos empatados a catorce unidades: Bayern, Leipzig, Friburgo, Schalke y Leverkusen. Además de la agradable sorpresa de ver al Friburgo de Christian Streich en el quinto puesto, la clasificación al segundo parón internacional nos deja otra de las historias del torneo: los entrenadores de los cuatro primeros clasificados proceden de la factoría Red Bull.

La conocida marca de bebidas energéticas ha construido un imperio deportivo en las últimas tres décadas y actualmente poseen quince equipos deportivos, entre los que figuran cinco clubes de fútbol como el Red Bull Salzburgo, el New York Red Bulls o el propio RB Leipzig. El conglomerado austríaco ha hecho de la inversión en la captación y desarrollo de talento joven una de las señas de identidad del proyecto diseñado por Ralf Rangnick, exentrenador y director deportivo de Leipzig y Salzburgo y actual director deportivo de la rama americana de Red Bull: Sadio Mané, Timo Werner, Naby Keita o Yusuf Poulsen son algunos de los futbolistas más destacados con pasado y presente 'rotten bullen'. Sin embargo, y como los resultados vienen demostrando, la casa austríaca también apunta a convertirse en una referencia en el mundo de los banquillos.

Marco Rose, Borussia: el nombre de moda

Pese a vivir su primera experiencia en una gran liga, el preparador nacido en Leipzig ha sido uno de los técnicos más cotizados este verano, llegando a sonar como sustituto de Favre para hacerse cargo del Borussia Dortmund; sin embargo, el Gladbach se adelantó a todos sus competidores y se hizo con Rose en abril, que venía de ganar su segunda liga con el Red Bull Salzburgo y el doblete con la conquista de la Copa de Austria. Fue el colofón a una carrera en la ciudad de Mozart que comenzó en 2013 trabajando en las categorías inferiores del club y que coronó con la consecución de la UEFA Youth League de la temporada 2016-17 venciendo, entre otros, a Barcelona, Atlético, PSG, Manchester City o Benfica.

No fue su primera experiencia en los banquillos, pues compaginó el rol de jugador con el de asistente de Martin Schmidt durante sus últimos años como profesional en el Mainz 05, equipo donde desarrolló la mayor parte de su carrera. Allí coincidió, tanto de compañero como de subordinado, con Jürgen Klopp, un ferviente defensor de Rose: “Confío en Marco en todo: puede hacer cualquier trabajo y puede tener cualquier trabajo”. Es imposible no ver la influencia de Klopp en el fútbol ofensivo y de vertiginoso ritmo que practica el de Leipzig, que solo ha perdido uno de los siete partidos de Bundesliga que ha dirigido.

Marco Rose celebra la victoria por 5-1 del Mönchengladbach sobre el Ausburgo.

Oliver Glasner, Wolfsburgo: el milagro del Linz

El técnico de Salzburgo lleva casi tres décadas vinculado al fútbol de elite. Exjugador entre las temporadas 1992-93 y 2011-12 en Austria, en agosto de 2011 colgó las botas por recomendación médica tras unas complicaciones derivadas con una hemorragia intracraneal. Sin embargo, en enero de 2012 ingresó en las filas del Red Bull Salzburgo como coordinador deportivo y fue ascendiendo en las filas de los ‘toros rojos’ hasta llegar a ser el segundo de Roger Schmidt durante dos campañas y conquistar el doblete de la temporada 2013-14.

Su primera experiencia dirigiendo un banquillo fue en el SV Ried en el curso 2014-15, club en el que disputó 537 partidos como profesional, etapa a la que siguió el proyecto que lo ha catapultado a la élite: el del LASK de Linz, donde compaginó la dirección del equipo con la deportiva. En el modesto club nunca dejó de crecer: desde proclamarse campeón de la segunda división austriaca en 2017, pasando por un cuarto puesto en su primer año en Bundesliga y hasta el subcampeonato logrado la pasada temporada. Los buenos resultados y la atractiva y versátil propuesta del de Salzburgo llamaron la atención del Wolfsburgo que, pese al sexto puesto conseguido el pasado curso, despidió a Bruno Labaddia y decidió apostar por el técnico de Salzburgo.

Oliver Glasner da instrucciones a Yannich Gerhardt durante el Mainz 05 0 - Wolsburgo 1.

Niko Kovac, Bayern: pasado como jugador y primeros pasos como entrenador

Quizás es una de las etapas menos conocidas de la trayectoria profesional del exfutbolista croata, pero el mayor de los Kovac pasó seis años en el organigrama del Red Bull Salzburgo. Primero como jugador: llegó en 2006 marcó el primer gol del club en la Bundesliga y se proclamó campeón de liga en 2007 y 2009; tras colgar las botas, cogió las riendas del equipo filial como primer entrenador y luego se convirtió en asistente de Ricardo Moniz en el primer equipo, permaneciendo en el club hasta el nombramiento de Roger Schmidt como técnico.

Su siguiente experiencia sería como seleccionador croata Sub-21, con la que consiguió cinco victorias en cinco partidos de la clasificación a la Euro Sub-21 de 2015 y que le valieron para hacerse con el cargo en la absoluta. Sin embargo, tras no conseguir pasar de los grupos en el Mundial 2014, la Federación Croata decidió prescindir de sus servicios. Su siguiente parada sería Frankfurt, donde clasificó al Eintracht para la final de Copa de Alemania, primera en 11 años, y, pese a perder en 2017 contra el Dortmund, en 2018 volvió a llevar a su equipo a la final del torneo donde consiguió imponerse al Bayern, su actual club.

Niko Kovac junto a Ivan Perisic y Thomas Müller durante la derrota del Bayern por 1-2 ante el Hoffenheim de este fin de semana.

Julian Nagelsmann, Leipzig: la perla alemana

Ingenioso, versátil y, sobre todo, muy joven y talentoso. Julian Nagelsmann cogió al mundo del fútbol por sorpresa en 2016, asumiendo el cargo de primer entrenador del Hoffenheim tras la renuncia de Huub Stevens con solo 28 años, convirtiéndose en el entrenador más joven de la Bundesliga. Cogió al equipo a siete puntos de la salvación y consiguió la permanencia en la última jornada de liga, sumando 23 puntos en catorce partidos. Era solo el inicio.

En la siguiente temporada, su primera completa, clasificó al equipo a la fase previa de la Liga de Campeones tras finalizar la liga en cuarta posición y mantenerse invicto durante las primeras diecisiete jornadas. El crecimiento del Hoffenheim continuaría la temporada 2017-18 donde, pese a no conseguir acceder a la fase de grupos de la Champions, acabaría tercero en la Bundesliga y clasificado, esta vez sí, de forma directa a los grupos de la Liga de Campeones. El buen rendimiento del pequeño club, la evolución de diversos futbolistas bajo sus órdenes y el dinámico e innovador libreto del técnico bávaro le valieron la llamada del RB Leipzig, que le ha dado el timón de su ambicioso proyecto hasta 2023.

Nagelsmann: "Mi modelo es el Barça de Guardiola"