Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

Euroliga
Olympiacos OLY

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

MÁLAGA

El Málaga cae en descenso a Segunda B 4.568 días después

El equipo de Víctor emitió señales positivas en La Romareda, pero los errores atrás le dejaron sin triunfo. No se veía entre los cuatro últimos de Segunda desde el 1 de abril de 2007.

El Málaga cae en descenso a Segunda B 4.568 días después
ALFONSO REYES DIARIO AS

El Málaga emitió señales positivas en Zaragoza. El equipo blanquiazul se adelantó hasta por dos veces en el marcador y vio cómo se le esfumaban dos puntos de oro en el minuto 90. Este empate en La Romareda le hizo caer a zona de descenso a Segunda División B 4.568 días después. El Málaga no ocupaba uno de los cuatro últimos lugares de la clasificación de Segunda desde el 1 de abril de 2007. Aquel día el equipo, entonces dirigido por Juan Ramón Muñiz, perdió en Valladolid (1-0) y cayó hasta la decimonovena posición de la tabla. Una semana más tarde los malaguistas golearon al Lorca en La Rosaleda (4-0) e iniciaron una progresión que acabó con la salvación matemática en la jornada 41 frente al Cádiz (1-1).

Hay diferencias ostensibles entre aquella época y la actual. El club estaba en plena Ley Concursal, instaurado en un periodo de austeridad impuesto por Fernando Sanz y Luis Yáñez, que regeneraron la entidad y sentaron las bases de un proyecto financieramente estable y solvente. Ahora no hay gestión ni presidente. El club navega a la deriva a la espera de que se ejecute un plan de viabilidad imprescindible para su continuidad en la categoría.

La tragedia institucional en la que se ha convertido el Málaga ha marcado sobremanera el proyecto deportivo y las alarmas llevan semanas encendidas en Martiricos. Con sólo 17 fichas profesionales y notables carencias en determinadas posiciones, especialmente en el ataque, Víctor y sus futbolistas tratan de remar a contracorriente. En Zaragoza dejaron motivos para la esperanza. El equipo se plantó bien, defendió a buen nivel durante muchos minutos y, además de los dos goles, fue capaz de generar varias ocasiones claras a la contra. Pero la clasificación pesa como una losa. Urgen victorias que refuercen esas buenas sensaciones. Son ya ocho jornadas sin ganar y la cita en Huesca se antoja vital.