Las Palmas

Mel prueba y Mauricio Lemos responde: mejor como central

El uruguayo mejoró en el derbi canario, y con él la propia Unión Deportiva, cuando tras el descanso bajó al centro de la zaga.

Mel prueba y Mauricio Lemos responde: mejor como central
JUAN GARCIA CRUZ DIARIO AS

Desde que la pretemporada se desperezaba tuvo claro Pepe Mel que, para el presente curso liguero, quería contar con Mauricio Lemos. Pero ocurría que el central uruguayo, pese a su decepcionante cesión al Sassuolo, mantenía un buen cartel, apetecible en ligas importantes como la francesa (se dio por hecho que acabaría allí) y que, además, por aptitudes y proyección, ocupaba un puesto de honor en cuanto a posibles ventas que arreglaran el desaguisado económico que provocó la deficiente planificación deportiva y monetaria de la temporada anterior.

 Se agigantó el uruguayo en la pretemporada, y Mel cada día lo tenía más claro. Quizás influenciado por el overbooking de opositores para los dos puestos del centro de la zaga (Aythami, Mantovani, Deivid, Álex Suárez, Curbelo), seguramente bendecido por su generosidad tocando el balón, expeditivo cuando debe, impagable su gran golpeo de pelota en largo, Mel empezó a cavilar la opción de contar con él como pivote defensivo, pues Timor se iría tarde o temprano y con Javi Castellano no cuenta.

 Espacio.

Tras sumar sus primeros minutos la jornada anterior contra el Racing, el entrenador madrileño lo alineó ayer como titular en el Heliodoro Rodríguez López, en este caso como mediocentro. Escoltado por el siempre voluntarioso Íñigo de Ruiz de Galarreta, acusó la falta de ritmo y, con tanto campo a sus espaldas, las lagunas de colocación propias de quien se está adaptando a un espacio que no es el suyo. Así, Luis Milla y Sanz se adueñaron la zona ancha.

Rectificó Mel a tiempo. Tras el descanso, efecto dominó. Lemos se pegó a Mantovani, Curbelo pasó al lateral derecho y Álvaro Lemos se fue al extremo. Entonces sí, Las Palmas empezó a carburar. Mucho más sólida en defensa, hasta se gustó por momentos. El uruguayo acabó lesionado pero, al menos en Tenerife, volvió a encontrar su sitio y la propia UD, a un pilar fundamental en esta temporada de transición.