GIRONA

El Girona, obligado a sacudirse el mal fario en casa

De los últimos 14 duelos en Montilivi, el conjunto rojiblanco sólo ha ganado uno. El curso del ascenso, la 2016-17, únicamente cosecharon tres derrotas.

Samu Sáiz protege el balón ante varios jugadores del Sporting durante el encuentro de la primera jornada en Montilivi (foto vía Twitter @GironaFC).

El Girona necesita empezar a dar ya motivos a su afición para creer que la temporada actual será buena y se puede volver a Primera. Las sensaciones en las dos primeras jornadas de Liga no han sido las ideales (un empate ante el Sporting y derrota contra el Albacete) y de ahí que el encuentro de este domingo en casa ante el Málaga adquiera una gran importancia

Eso sí, antes tocará sacudirse el mal fario en Montilivi. Los números del conjunto gerundense en casa están siendo para olvidar y tal es así, que de los últimos 14 encuentros oficiales, el balance del Girona ha sido de una victoria, cuatro empates y nueve derrotas.

Juan Carlos Unzué está tratando de encajar todas las piezas y hacer que su equipo sea regular y competitivo. El técnico es consciente de que están a mitad del proceso, pero no duda que su grupo carburará. Es más, hay fichajes como Ramalho, Bueno, Gallar, Calavera y Jozabed que aún no han podido debutar.

Pero el problema de este Girona está siendo Montilivi. El feudo rojiblanco ha dejado de ser un fortín y para tratar de alcanzar el objetivo del ascenso, los gerundenses deben mejorar, y mucho, sus prestaciones en casa. El último encuentro ante el Sporting dejó al aire las costuras y Borja García, en los últimos minutos, rescató un punto. Contra el Málaga no se puede volver a tropezar en la misma piedra porque se seguiría perdiendo terreno, y dando una ventaja innecesaria, respecto a los equipos que ya están empezando a tomar las posiciones altas en la tabla.

Además, pese a que las comparaciones son odiosas, en la temporada del ascenso a Primera con Pablo Machín, la 2016-17, el Girona disputó 21 encuentros en casa (quedaron eliminados en Copa en la segunda ronda al caer a domicilio ante el Huesca, 1-0) y el balance fue excelente porque sellaron 12 victorias, seis empates y solo tres derrotas. Ahora, el conjunto de Unzué tiene en su mano empezar a despegar porque afronta de manera consecutiva dos duelos en casa. Este domingo recibirá la visita del Málaga y el 8 de septiembre llegará el Rayo Vallecano. Sin duda, dos partidos para empezar a mostrar músculo.