ATLÉTICO DE MADRID

Herrera, de capitán a cero

El mexicano se convierte en el único fichaje del Atlético 2019-20, con Saponjic, en no jugar aún ni un minuto con el Cholo Simeone.

Herrera, de capitán a cero
PEPE ANDRES

Con Simeone es difícil llegar y jugar instantáneo. Los futbolistas con él viven un proceso de adaptación, una mili, antes de colgarse esa medalla en el pecho: ser indiscutibles en su esquema. En esta temporada con tantos cambios, ocho altas, tantos cambios, sólo dos futbolistas han sido capaces de saltárselo. Uno Trippier, por eso que ya avisaba Filipe: “Para el Cholo es más importante fichar un buen lateral que fichar a un delantero”. Otro João Félix, por su talento de jugador diferente: es imposible que se quede en el banquillo si toca un balón y cambia un partido (provocó un penalti ante el Getafe, jugada maradoniana, asistió ante el Leganés a Vitolo). El inglés ha jugado todo, los 180’. El portugués va después, con 156’. Solo Trippier ha jugado más, todo, 180’. Mario Hermoso son 88’. Marcos Llorente, 44’. Lodi, 41’. Felipe, 1’. Saponjic, 0. Como Hector Herrera.

Algo, sin embargo, diferencia a uno y otro: siete años de experiencia. 22 tiene el serbio, 29 el mexicano. Y al Atleti llegó este verano con galones: los que logró en sus seis años en el Oporto, donde era capitán e indiscutible, como en la selección de México. Pero con el Cholo, según llegó en pretemporada, empezaba de cero, literal. En las pruebas de este verano El Zorro solía formar con el equipo de suplentes. Y eso que, por sus características, si el club rojiblanco parece haber fichado un jugador parido para el Cholo éste es el. Luchador, llegador, bregador incansable.

“Creo que hay muchos chicos que han llegado y que tienen que aclimatarse. Poco a poco entrarán”, dijo el técnico el domingo, tras el partido en Butarque. Y es la batalla por su centro del campo la más dura. Con Koke y Saúl, con Thomas y Llorente. Pero Herrera es de los futbolistas que no desfallecen. Llegó a compartir colchón con otros chicos cuando llegó al Atlante, en México DF. Y aquí está, aquí ha llegado. Al Atleti. Porque en su vida, también una constante. Siempre termina lográndolo, hacerse imprescindible. Allá donde juegue. Aunque parta de cero.


 

Consulte el especial realizado por As sobre el Atlético de Madrid.