NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

OVIEDO

Toché: “Me voy con la espina de no haber podido ascender”

El delantero murciano se ha despedido de sus compañeros y de los medios de comunicación en sala de prensa acompañado de Michu y Joaquín del Olmo.

Actualizado a
Toché: “Me voy con la espina de no haber podido ascender”

Toché ya forma parte de la historia del oviedismo. Después de cuatro temporadas en el conjunto azul, el delantero acudió este jueves al Requexón para dar el último adiós a sus excompañeros y así despedirse de la afición ante los medios.

El murciano apareció por las instalaciones deportivas acompañado de Joaquín del Olmo y Michu y decidió tomar la palabra para comenzar a dar las gracias a toda la gente que le ha rodeado durante esta etapa dentro de su larga trayectoria profesional: “Quería agradecer al club por dejarme hacer esta rueda de prensa, también a Michu y a Joaquín por estar aquí a mi lado hasta el último día. Demuestra cómo son como personas y cómo me han tratado hasta el final. Gracias a ellos, a Carmelo y al Grupo Carso por traerme porque he vivido unos años increíbles con situaciones y sensaciones maravillosas. Vine sabiendo que el Oviedo es un club grande, pero cuando estás dentro te das cuenta de su grandeza y de todo lo que le rodea”.

Toché, a pesar de tener firmado un año más de contrato, llegó a un acuerdo este mismo verano para su desvinculación con la entidad ovetense y lo hizo tras haber anotado un total de 42 goles en los cuatro años que vistió la elástica carbayona: “Cuando hablé con Michu este verano sabíamos que había acabado un ciclo, era lo mejor para ambas partes y me voy con mucha pena. Dejo muchos amigos y echaré de menos estar en Oviedo”.

El futbolista murciano, que todavía no contempla su retirada, está a la espera de conocer su próximo destino, el cual podría estar en Segunda B, en su tierra, aunque también cuenta con alguna oferta de la categoría de plata: “El mercado va muy lento y yo lo estoy sufriendo. Quiero decidir lo mejor para mí. Me gustaría seguir jugando un par de años, no sé dónde, pero sí terminar con buen sabor de boca. Busco un sitio donde me vuelva a sentir ilusionado. El Cartagena es una opción real, pero también hay posibilidades en Segunda. Todavía es pronto y hay que esperar un poco más”, añadió el excapitán azul.

Sus dos últimas temporadas en Oviedo, por diferentes circunstancias, estuvieron lejos de sus mejores registros, pero en las dos primeras campañas aportó una cantidad importante de puntos al casillero azul gracias a los 17 tantos anotados en cada una de ellas.

“Sin mis compañeros no hubiera hecho ni un solo gol. Por mi forma de jugar dependía de todos ellos para hacerlos. También quiero dar las gracias a todos los entrenadores que he tenido porque de todos he aprendido y todos me han tratado genial. Ojalá pueda volver en el futuro y, si vengo en algún momento, será para aportar cosas para que el club mejore”, destacó Toché ante la pregunta de si podría regresar al club cuando cuelgue las botas.

Entre sus recuerdos en Asturias destaca uno por encima de todos. Su gol al Sporting en El Molinón en un derbi que llevaba muchos años sin celebrarse. La posterior celebración, mostrando el brazalete a la grada, ya forma parte de la memoria de todos los oviedistas. Un tanto que se tradujo más en un valor sentimental que numérico y que en el momento el delantero no era consciente de la gran repercusión que podía tener: “Para mí fue un gol relativamente feo. No me daba cuenta lo que significaba, pero más adelante supe que esa imagen representaba a mucha gente que llevaba mucho tiempo esperando por ese día. Mi celebración no sé cómo surgió ni cómo se me pasó por la cabeza, pero me siento orgulloso de que representase a tantos oviedistas. Es la imagen con la que me quedo de estos cuatro años”.

Por último, afirmó que abandona el club con la pena de no haber podido dejarlo en Primera División después de varias oportunidades desaprovechadas, pero con la esperanza de que pronto pueda vivir ese ascenso aunque sea como un aficionado más desde la grada: “Me voy con la espina de no haber podido ascender y no jugar el playoff. Es algo que queda ahí y hemos estado muy cerca, pero al final lo conseguirán. La afición y el club se merecen ascender. Voy a ser un oviedista más que irá al Tartiere y animaré al equipo”.

“Me siento orgulloso de haber sido capitán. Portar el brazalete de este equipo ha sido una de las cosas más grandes que he hecho en mi carrera. Lo he intentado llevar con el mayor honor que he podido. Es el equipo más importante que he estado en mi carrera. No quiero que me recuerden como un gran goleador, prefiero que lo hagan como una buena persona y alguien que lo dio todo por el club”, zanjó el atacante murciano.



Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?