Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

ESPANYOL

Al Espanyol le queda un año exacto de hipoteca desde hoy

En 2020 vencen los altos contratos de la primera etapa de Chen. Este curso ya se dará el primer paso: sube el límite salarial del Espanyol y baja el gasto.

Al Espanyol le queda un año exacto de hipoteca desde hoy
RCD Espanyol

Deshoja el calendario el Espanyol como quien descuenta lo que le queda para saldar las deudas de una mala jugada del pasado. Y, si durante la era Chen Yansheng casi todo ha sido liquidar hipotecas de otros tiempos, al club le resta justo un año para acabar con una distinta, generada por ellos mismos: la que el propio presidente, o los gestores, contrajeron en la primera etapa de mandato.

El 30 de junio de 2020 vencerán los altos contratos que aún quedan en la plantilla de cuantos se firmaron en los dos primeros veranos con Chen al mando, 2016 y 2017, que no se ajustaban al poder adquisitivo del club, hasta el punto de que han impedido otros refuerzos, o ajustes salariales merecidos por otros jugadores, porque hacían de tapón. Sin ir más lejos, ahora mismo, y a la espera de ventas, solo dispone el Espanyol de unos cuatro millones para abordar incorporaciones, contando tanto el importe del fichaje como del salario.

El límite salarial como síntoma

El desbarajuste se destapó del todo hace un año, cuando el club perico se convirtió en el único de Primera al que LaLiga rebajó el límite salarial. Por suerte para el Espanyol, esta temporada, y por primera vez desde la era Chen, se dará una ecuación mágica para cualquier entidad: se ampliará ese tope salarial de LaLiga (en unos seis u ocho millones, principalmente por la capitalización de 50 millones que tiene en prevista el club para este ejercicio) y, a la vez, se rebajará gasto en la plantilla.

Roberto, Álvaro, Baptistao...

En las últimas semanas, dos hechos han contribuido a que eso suceda: el fin de contrato de Roberto Jiménez y, en menor medida, la rescision de Álvaro Vázquez. En enero, ya se liberó la elevada ficha de Leo Baptistao, como el curso pasado había sucedido con José Manuel Jurado y Javi Fuego. Aunque el primero fue Felipe Caicedo, ya en 2017.

Los que acaban en 2020

Con el ecuatoriano sucedió algo similar a lo que ocurre con Hernán Pérez. Al paraguayo, uno de los que acaban contrato en 2020, le aumentaron la cláusula y exponencialmente los emolumentos en enero de 2017, como consecuencia de la compra de sus derechos, tres meses antes.

Igual que Hernán, en un año finalizan su vinculación, y si renuevan será a la baja, Pablo Piatti, Diego López (con altas fichas porque los adquirió en propiedad el Espanyol tras sendas cesiones de clubes más adinerados), Naldo Gomes, Esteban Granero (aunque ambos, por contrato, tienen un año opcional firmado en función de rendimiento), así como Dídac Vilà, Javi López y Facundo Ferreyra (con opción de compra), cuyos salarios están mucho más acorde a la situación actual. Está claro que el problema nunca fue de los jugadores, sino del Espanyol.