Selecciones

SELECCIÓN ESPAÑOLA

Carlos e Inma: miles de kilómetros detrás de Irene...

Carlos Paredes y e Inma Hernández trajeron hace 27 años al mundo a una de las estrellas de esta selección española: Irene Paredes. Nos cuentan su historia.

Carlos Paredes y e Inma Hernández trajeron hace 27 años al mundo a una de las estrellas de esta selección española: Irene Paredes. Una de las veteranas, una de las indiscutibles, una de las primeras en todas las listas de Jorge Vilda. Sus progenitores cuentan su historia. Irene siempre fue de deportes, desde muy pequeñita: "Siempre ha sido deportista, nunca ha tenido una muñeca. Siempre ha sido su pasión. Siempre ha estado con el balón. También lo ha mamado porque en casa hemos sido muy deportistas. Empezó con judo porque no podía practicar otro deporte, luego atletismo y fútbol…", explica Carlos.

Su madre, Inma, va más allá: "Siempre ha tenido mucho afán de superación. El deporte le daba eso, el probarse. El poder avanzar, el poder crecer más. Es un perseverante. Muy organizada. Muy responsable. Creo que todo eso le ha valido para llegar a donde está". Irene comenzó a destacar con el balón en las calles de su pueblo, Legazpia: "Nunca nos ha importado llevarla a los sitios, cuando la teníamos que llevar a Zarauz, casi a una hora de casa. Luego a la Real nos quedaba un poco más cerca. Teníamos que ir dos días a la semana, y también los viernes", admite Carlos.

Hasta llegar al todopoderoso PSG: "Ella nos tiene al tanto de todo. Es muy familiar y todo lo cuenta. Hay esta posibilidad, qué os parece. Al final ella es la que decide. Le apetecía dar un salto grande en su carrera. Se lleva con bastante naturalidad. Nos da pena porque no la podemos ver todos los fines de semana pero hoy en día con las redes sociales se puede seguir de cerca. Los partidos los echan por internet, somos unos expertos en la liga francesa", sonríe Carlos. Inma apuntilla: "Y así tenemos la excusa perfecta para ir a visitar París".

Desde que España logró el billete para el Mundial la idea estaba clara. Si Irene estaba, ellos también: "Nos hemos cogido vacaciones. Había que venir, lo teníamos clarísimo. Siempre hemos ido, a Canadá, a Holanda... ", admite Carlos. Serán los primeros fans de La Roja y de Irene ante Estados Unidos. Los dos tienen claro una cosa, que cuando se acabe el sueño tendrán que volver rápido a Guipúzcoa y prepararle a Irene su plato preferido: las lentejas de su madre.