MIGRANTES DEL BALÓN

"Para mí, que vengo del barro, trabajar con Salah es un lujo"

El zaragozano Tito García San Juan, que participará en la Copa Africana como parte del cuerpo técnico de Javier Aguirre en Egipto, analiza en As el que será su primer gran torneo continental.

"Para mí, que vengo del barro, trabajar con Salah es un lujo"
EFA

Egipto afronta la 32ª edición de la Copa Africana de Naciones como anfitriona y una de las grandes favoritas. El equipo dirigido por Javier Aguirre contará con una gran ristra de estrellas entre las que figura el campeón de Europa con el Liverpool Mohamed Salah. Aguirre, además, dispondrá de la inestimable ayuda de cuatro españoles: los asistentes Michel Salgado y Tito García Sanjuan, el preparador físico Pol Lorente y el analista Xavier Gurri le acompañarán en el banquillo.

“Ser locales es una responsabilidad, pero en ningún caso una presión. Tenemos una plantilla de talla mundial con jugadores acostumbrados a jugar en estadios llenos”, valora Tito García Sanjuan días antes de su debut en un gran torneo continental. El zaragozano acepta el papel de favorito “por plantilla, por jugar en casa y por historia”. “Estamos, junto a Túnez, Argelia, Marruecos y Senegal, un escalón por encima del resto. Aunque en este tipo de torneos cualquiera puede darte un susto”.

García Sanjuan agradece trabajar junto a un grupo de futbolistas “fantásticos”. “No podemos negar la realidad, estoy convencido de que tenemos una de las plantillas más potentes del campeonato”. Y aunque destaca al jugador del Kasimpasa turco Trezeguet –“va a dar mucho que hablar durante la Copa Africana, está capacitado para jugar en una de las grandes ligas europeas”-, gran parte de las opciones egipcias pasan por una gran actuación de Salah. “Viene de ser el máximo goleador de la Premier League y ganar la Champions League. Le veo con una motivación extra. Es un año muy importante para él porque ganar la Copa Africana supondría, desde mi punto de vista, ganar el Balón de Oro”.

En apenas un año, Tito García Sanjuan ha pasado de entrenar en Segunda B a compartir vestuario con un campeón de Europa. “Para mí, que vengo del barro, trabajar con jugadores de la talla de Salah es un auténtico lujo. No solo Salah; Elneny o Trezeguet son personas muy cercanas y predispuestas. Por eso son estrellas mundiales, porque nadie les ha regalado nada y lo han conseguido todo a base de trabajo”, relata el zaragozano. Egipto salió campeón de las dos últimas Copas de África que organizó y nadie en el país norteafricano espera un final distinto este año. “Afrontamos el torneo con la ilusión que supone tener detrás un país de 125 millones de personas”, sentencia.