MIGRANTES DEL BALÓN

Sergi, de ganar la Europa League a conquistar la liga armenia

El canterano del Atlético, de 24 años, atiende a AS tras completar su primera temporada fuera de España. Ganó la liga de Armenia con Ararat y ahora espera nuevos retos.

Sergi González celebra la Liga de Armenia recién conquistada con el Ararat-Armenia
HRACH KHACHATRYAN

Los últimos 12 meses de la vida de Sergio González (Madrid, 1995) han sido una montaña rusa. Tras proclamarse campeón de la UEFA Europa League con el Atlético de Madrid —fue titular y disputó los 90 minutos en la vuelta de octavos frente al Copenhague— lo tenía hecho para jugar en Segunda División con el Córdoba, pero la sanción que limitó a los andaluces le dejó en una situación incómoda. "Ya era agosto y me encontraba sin equipo, por lo que decidí aceptar lo primero que me resultó económicamente aceptable", recuerda González.

Fue así como el lateral madrileño hizo las maletas con destino Armenia para firmar con el Ararat-Armenia, un club extremadamente joven —fue fundado en 2017— que afrontaba su debut en la élite. "Al principio fue muy difícil adaptarme", recuerda Sergio, quien se encontró con un entrenador, el bielorruso Vadim Skripchenko, que le mandó a la grada semana sí, semana también. "Desde arriba me decían que estuviera tranquilo, no sé por qué pero no le gustaba. Llegué a tener que jugar con el filial, pero cambiaron de entrenador y desde entonces lo jugué todo", rememora González.

Desde la llegada al banquillo del armenio Artak Oseyan Sergio González fue titular y disputó los 90 minutos en todos los partidos de liga. 23 encuentros en los que Ararat-Armenia cosechó 15 victorias, cuatro empates y cuatro derrotas. Unos números que permitieron a un club humilde debutar en la élite proclamándose campeón. Los de Ereván no solo acabaron con la hegemonía de Alashkert, que se había proclamado vencedor los tres últimos años. También se impusieron a Pyunik, equipo más laureado del país que, además, mantuvo sus opciones hasta la última jornada.

"Mi temporada fue de menos a más. Empecé frío porque hasta el 23 de agosto estuve entrenándome en solitario, pero acabé muy bien. Ganamos la liga, que al principio era algo impensable, y pudimos clasificar al equipo para la fase previa de la Champions League. Algo histórico", relata Sergio González. El madrileño cuenta que, a pesar de ser un club joven, Ararat consiguió reclutar a un gran número de aficionados. "Al principio no sabía de dónde salía tanta afición", confiesa, "aunque cuando empezamos a pelar por la liga sí que hubo mucha gente que se subió al carro".

Sergio González firmó por un año, por lo que se encuentra en la búsqueda de un nuevo club en el que seguir desarrollándose como futbolista. El lateral madrileño, de 24 años, confiesa haber disfrutado de su experiencia en Armenia, aunque si tuviera que elegir "preferiría jugar en España la próxima temporada". De momento puede presumir de ser el único jugador capaz de enlazar una Europa League con una Premier League de Armenia. "Con el Atleti jugué un partido solo pero algo me toca. Jugar en Armenia me lo tomé como un desafío", sentencia ansioso por conocer cuál será su próximo destino.