Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Huesca Huesca HUE

-

Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Retabet Bilbao BLB

-

Morabanc Andorra AND

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Movistar Estudiantes EST

-

Serie A
Liga Holandesa
Waalwijk Waalwijk WAA

-

Ajax Ajax AA

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

Willem II Willem II WII

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Utrecht Utrecht UTR

-

PSV PSV PSV

-

INGLATERRA

Carragher descartó entrenar por las "paranoias" de Benítez

El exjugador del Liverpool decidió ser comentarista deportivo en lugar de técnico al ver cómo cambiaron Benítez y Houllier con el paso del tiempo.

Rafa Benítez y Jamie Carragher, durante un partido del Liverpool.
Andrew Yates AFP

Jaime Carragher habló en Inglaterra sobre los motivos por los que decidió no hacerse entrenador de fútbol. Estuvo tentado y a día de hoy, excompañeros suyos como Steven Gerrard ejercen como técnicos. Pero el inglés, que ahora trabaja como comentarista deportivo, decidió no seguir ese camino al ver cómo cambiaron sus mentores en el banquillo: Gerad Houllier y Rafa Benítez. Ambos le entrenadon durante seis años cada uno. El primero lo dejó por problemas de corazón y el segundo fue despedido a pesar de ganar una Champions League durante su etapa en Anfield: "Los dos entrenadores más grandes que he tenido en mi carrera fueron Gerard Houllier durante seis años y Rafa Benítez durante seis años. Así que durante doce años han sido los dos entrenadores que más han influenciado en mi carrera. Les quiero y tengo un gran respeto por ellos, pero siempre digo que el hombre que llegó al Liverpool, con el que quedé impresionado, no es el hombre que se fue".

Carragher está convencido de que el banquillo cambia a los técnicos y que la prensa no ayuda: "El trabajo les mató, les rompió y les convirtió en hombres diferentes, paranoicos al final, tomando extrañas decisiones. Estas cosas venían por la prensa. Estabas sentado en casa pensando: 'Oh no, Dios mío'. Sabes que no es la misma persona y solo pienso que el trabajo se lo ha hecho".

Finalmente, explicó que cuantos más años se trabaja en un mismo club, más posibilidades hay de que un entrenador se hunda: "Creo que un montón de entrenadores se amargan al final, cuando las cosas no van bien. Yo era un jugador muy intenso y el fútbol te puede llevar a sitios oscuros".