Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

EL PERFIL

Tomas Tuchel: el último cruyffista confeso que busca la excelencia y la innovación

Tomas Tuchel: el último cruyffista confeso que busca la excelencia y la innovación

FRANCK FIFE - AFP

El técnico alemán, admirador confeso del Barça de Guardiola, persigue el éxito como entrenador que no tuvo oportunidad de lograr en su etapa como futbolista.

Disciplina, minuciosidad y carácter. Podrían ser tres calificativos que definirían a la perfección a Tomas Tuchel como entrenador. Valores que, junto a la dedicación, constancia y esfuerzo permanente en su trabajo, le han servido para tener una trayectoria profesional como entrenador digna y elogiable.

Nació el 29 de agosto de 1973 en Krumbach, una localidad perteneciente a la región de Suabia perteneciente al Estado de Baviera. Licenciado en Economía, estudió Estadística y se matriculó también en Filología Inglesa y Educación Física. Lo compaginó con su carrera como futbolista, desarrollada en el fútbol modesto. Jugaba como defensa en el Stuttgarter Kickers de Stuttgart, que jugaba en la segunda alemana durante los años 1992 y 1994, hasta que se retiró en el Ulm en 1998 de la tercera división debido a una lesión crónica.

En el año 2000 dio el salto a los banquillos en el Stuttgart y posteriormente en el Augsburgo. En ambos clubes, trabajó en las categorías inferiores. En 2009, fue fichado por el Mainz 05, club recién ascendido en la temporada 2008-09 y que situó en novena posición al regresar a la Bundesliga. En la siguiente temporada, fueron líderes de la liga alemana tras ganar durante las siete primeras jornadas y terminaron clasificados para la Europa League. Mantuvo al conjunto de Maguncia dos años más en la élite del fútbol germano, aunque dimitió en 2014.

Tras un año sabático, fichó por el Borussia Dortmund con el complicado reto de igualar la sobresaliente labor de Jürgen Klopp al frente del equipo 'borusser', y darle continuidad al proyecto deportivo, que fue capaz de llegar a la final de la Champions en 2013 y arrebatarle al Bayern de Munich dos Bundesligas consecutivas (2010/11 y 2011/12). Con el equipo de Renania del Norte-Westaflia, Tuchel logró el mejor inicio de la historia de la Bundesliga (cuatro victorias de cuatro posibles y +12 de diferencia de goles) y solo ganó la Copa de Alemania en 2017, temporada que acabó con su destitución por divergencias con la junta directiva.

De nuevo, estuvo una temporada sin ocupar ningún banquillo, hasta fichar por el PSG, equipo que se hizo con sus servicios y que tenía como meta principal ganar la Champions League, título que se le resiste pese a haber contratado a entrenadores como Ancelotti, Blanc o Unai Emery. En su primer año, solo ha ganado la Ligue 1 y ha perdido las dos finales de Copa (Copa de Francia y Copa de la Liga Francesa). Además, tampoco ha cumplido con las expectativas en la máxima competición continental al caer eliminado frente al Manchester United en octavos de final, como le pasase al conjunto francés hace dos años contra el Barcelona y la pasada temporada frente al Real Madrid.

Su futuro al frente del banquillo parisino es totalmente incierto, pese a que tiene contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2020.

Obsesionado con lograr la perfección

Uno de los entrenadores a los que más admira Tuchel es Pep Guardiola. De él ha aprendido a tener todo "bajo control" en los equipos a los que ha tenido la oportunidad de dirigir. Por ejemplo, en Dortmund, controlaba al detalle las horas de sueño, la dieta y cada uno de los movimientos de sus futbolistas durante los entrenamientos debido a que grababa todas las sesiones preparatorias.

Durante una pretemporada realizada en Suiza, el entrenador diseñó el campo de entrenamiento en forma de diamante, cortando los córners, para inculcarle a su plantilla la jugada en diagonal desde la banda hacia la portería. Su visión del fútbol se asimila al estilo cruyffista: jugar bien para ganar, algo que se le ha resistido en Dortmund... y todavía en París.