Competición
  • Premier League
  • Serie A

FINAL DE COPA | BARCELONA - VALENCIA

Agustín Gainza: "El Athletic de mi padre era campeón y señor"

Agustín Gainza

Juan Flor / Diario As

Nadie como el hijo de Piru Gainza para recordar la figura de su padre, el único jugador con siete Copas. Recibió en el museo del Athletic a As.

¿Qué recuerdo tiene de su padre como jugador?

Le vi hasta jugar porque soy socio desde los ocho años, cosa inusual entonces, y era la última temporada de mi padre en el Athletic. Pero no tengo recuerdos como futbolista. He leído mucho y me han hablado mucho de él, pero yo era muy chico. No podía apreciar su estilo futbolístico.

¿Y del Gainza persona?

La frase que más me transmitió fue que fuese cariñoso con los cercanos y honrado con el resto. Esa era su filosofía, aunque tuvo algunos sinsabores en su vida.

¿Como técnico?

Le gustaba equilibrar los equipos. Si tenía muchos jugadores fuertes, quería gente que combinase. Y viceversa. Las mayores decepciones de su vida fueron las dos finales de Copa que perdió como entrenador. Una contra el Zaragoza de los Cinco Magníficos. Le faltaba la defensa: Sáez, Echeberría, Aranguren. Fue muy inferior y hasta Iribar paró todo. La otra, ante el Valencia. Perder esas finales en Bilbao se consideró un fracaso. Luego, en tiempos de Bielsa, no se dijo que se habían perdido dos finales, sino que se había llegado.

Para su padre, el Athletic era...

Lo amaba. Heredó un Athletic de antes de la Guerra Civil. Campeón, señor. Un Athletic de antes de la guerra. Mi padre decía que el primer valor en fútbol era ganar para hacer a la gente feliz. Y nunca se quiso mover. Cuando estuvo en uno de los onces ideales del Mundial de 1950, en Brasil se lo querían quedar. Tengo en casa también una oferta del Colo Colo. Le pretendieron Pontevedra, Málaga. Pero él prefirió quedarse aquí y fue feliz. Celebró Copas hasta como ayudante. Él estaba en el banquillo cuando se le ganó la final al Barça de Maradona.

¿Que Piqué, Busquets y Messi puedan alcanzarle le pone en valor?

Me alegro especialmente por Piqué y por Busquets. Piqué no está tan considerado como merece. Para mí, en los tres últimos Mundiales ha sido el mejor de España.

¿Más que por Messi?

De Messi se habla ya suficientemente. Seguro que a mi padre le hubiera gustado jugar con Messi y Messi a día de hoy es el mejor. Pero tenemos que ser equilibrados. Es como si tengo dos hijos y sólo hablo bien de uno. Kubala decía que Bobrov era el mejor jugador al que había visto jugar y era medio centro.

El fútbol como deporte de equipo.

Cuando tenía 16 años fue a Engelberg, Suiza, para aprender francés. Un día preguntaron en clase cuál era la pieza más importante de un reloj suizo. Nadie la acertó porque no hay ninguna. Para que funcione así, necesitas todas. Eso es un equipo.