Competición
  • Champions League
  • Europa League
  • Liga Colombiana II
Champions League
Shkendija Shkendija SKE

-

Nõmme Kalju Nõmme Kalju NOM

-

Saburtalo Saburtalo SAB

-

S. Tiraspol S. Tiraspol SHF

-

Valletta FC Valletta FC VLT

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

HB Torshavn HB Torshavn HBT

-

HJK HJK HJK

-

Feronikeli Feronikeli FER

-

TNS TNS TNS

-

E. Roja E. Roja ESR

-

Suduva Suduva SUD

-

Europa League
Banants Banants BNN

-

Cukaricki Cukaricki CUK

-

Klaksvík Klaksvík

-

FK Riteriai FK Riteriai FKR

-

Titograd Podgorica Titograd Podgorica TPO

-

CSKA S. CSKA S. CSS

-

Liga Colombiana II

BARCELONA-VALENCIA

Jeison Murillo, 'prima doble' y discreta despedida del Barça

Jeison Murillo controla un balón durante el partido de Copa del Rey entre Barcelona y Levante en el Camp Nou.

Quality Sport Images

Getty Images

Jugó la Copa con el Valencia ante el Ebro y con el Barça ante el Levante. Si se respeta el viejo código de la prima a aquel que haya jugado la competición, tendrá premio extra antes del adiós.

Seguro que a Jeison Murillo, 26 años, le hubiese gustado más jugar y no cobrar, pero la realidad le sitúa muy lejos de cualquier opción de tener minutos en la final de Copa de este sábado y, sin embargo, con la posibilidad de recibir directa o colateralmente un premio extra, sea o no sea campeón. Murillo jugó con el Valencia un partido de Copa (la ida de dieciseisavos de final ante el Ebro) y dos con el Barça en la famosa eliminatoria ante el Levante por la alineación indebida de Chumi no denunciada en tiempo y forma por el club de Quico Catalán. Esto es, aunque no tendrá minutos en la final, tendrá prima gane quien gane (el Barça las da cuando hay doblete) si se respeta el viejo código de que cualquier jugador que haya tenido minutos en una competición con un equipo cobra como el resto. En el Barça también esperan su premio jugadores como Munir o Denis...

Preconvocado por Carlos Queiroz, nuevo seleccionador de Colombia, Murillo no lo va a tener fácil para ir a la Copa América. Además de tremendos rivales (Yerry Mina, Davinson Sánchez. Zapata), en su contra juegan los pocos minutos que ha tenido en el Barça, donde concluirá su etapa de manera discreta. Murillo llegó por un cúmulo de circunstancias que obligaron a tomar una decisión rápida. Con Vermaelen lesionado y Umtiti en Qatar para rehabilitar su rodilla izquierda, el Barça estaba desnudo y sin centrales suplentes a expensas de que Piqué y Lenglet pudieran tener algún problema. Valverde pidió un central con urgencia y el nombre de Murillo le gustó. A él corresponde la responsabilidad de un fichaje que se cerró en pocas horas porque el colombiano no contaba para Marcelino. Murillo sólo ha jugado tres partidos completos en el Barça y un ratito en Vigo. Insuficiente para saber si tiene nivel para ser cuarto central o no. Sin embargo, ya no habrá tiempo para comprobarlo. En estos días, aquella opción de compra que se cifró en 25 millones de euros parece casi extemporánea.

Pese a no tener oportunidades, Murillo ha dado la sensación de abandonarse menos que Boateng y ha cumplido profesionalmente, cuestión para la que se le trajo más allá de los minutos que tuviese o no. Contrariamente a lo que se ha dicho, su fichaje no pierde sentido por el de Todibo, que también respondió a otras circunstancias y fue otra historia. Primero, poder arrebatárselo a la Juventus y luego, incorporarlo en enero ya que el Toulouse le aseguró que no tendría más minutos allí. Pero Todibo no estaba ni inscrito en la Champions. Si Murillo no ha jugado más es porque Piqué y Lenglet lo han jugado casi todo y si descansaron, ahí estuvo Umtiti pese a sus serios problemas físicos. Se puede ir con la conciencia tranquila y, tal vez, con una prima segura...