REAL MADRID

Sin Benzema no hay gol

En los 355 minutos de Liga que se ha perdido el francés el Madrid sólo marcó cuatro goles. Con él marcan cada 50,8 minutos y sin él cada 88,7'.

Benzema se ha convertido en el mayor peligro ofensivo del Madrid desde que se marchó Cristiano. En una temporada para olvidar, el francés es de los pocos futbolistas de la plantilla blanca que se salva del suspenso.

Su peso en el equipo se ha notado especialmente en los pocos ratos en los que el francés ha estado ausente esta temporada: en los 355 minutos que se ha perdido en Liga el Madrid ha marcado cuatro goles (uno cada 88,7 minutos). Esos goles fueron ante el Betis (Ceballos), Alavés (Vinicius y Mariano) y Levante (Bale de penalti). Cuando ha jugado Karim en el campeonato nacional, el promedio blanco mejora considerablemente: 55 goles en 2.795 minutos, uno cada 50,8'.

De hecho, la dependencia del 'nueve' es evidente: ha marcado los últimos ocho goles del Madrid, algo que no había pasado en toda la historia del club. Sin él en Vallecas, el equipo se quedó a cero. Ni Mariano ni Bale, que jugaron en la delantera, consiguieron que no se notara la ausencia de Benzema.

El francés está haciendo una de las mejores temporadas de su carrera. Está a sólo dos goles de que esta sea la mejor campaña de su vida. Hasta ahora su mejor registro de blanco fue en la 2011-12, cuando hizo 32 tantos en todas las competiciones. Este curso lleva ya 30. Si la lesión muscular que sufrió le permite reaparecer en los últimos encuentros de la temporada (al Madrid sólo le quedan tres) podría igualar o superar ese registro.

Pase lo que pase, esta ya es su segunda mejor temporada de blanco en el apartado goleador, ya que ha superado los 28 goles que consiguió en la 2015-16, que hasta ahora era su segundo mejor registro. Aunque el resto del equipo no le ha acompañado, Benzema sí que dio el paso al frente que se reclamaba tras la marcha de Cristiano. Ha hecho 30 goles en 4.138 minutos (uno cada 138'). Consiguió 21 en Liga, cuatro en Champions, cuatro en Copa del Rey y uno en la Supercopa de Europa.