INTERNACIONAL

Javi Espinosa, la perla del Barça que triunfa en Holanda

Javi Espinosa, la perla del Barça que triunfa en Holanda

TWENTE

El centrocampista manchego estuvo llamado a ser el sucesor de Iniesta en el FC Barcelona. Ahora disfruta en el Twente.

Un triplete juvenil, haber llevado la batuta del mejor Barça B de la historia o un ascenso a Primera con el Levante son solo algunos de los méritos futbolísticos de Javier Espinosa (Talavera de la Reina, 1992), que recientemente añadió a su palmarés un ascenso a la Eredivisie con el Twente. El manchego, que pasó además por las categorías inferiores de la selección, confiesa en As que Holanda le ha dado la oportunidad “de empezar de cero y reencontrarme con mi mejor nivel”.

“Necesitaba cambiar de aires”, confiesa Espi –así le llaman sus allegados–, quien reconoce haber vuelto a disfrutar del fútbol en Enschede. “Aquí me siento valorado. He vuelto a hacer goles y dar asistencias que en el fútbol, aunque a mí no me guste, es lo que cuenta. Me he encontrado a mí mismo, he recuperado mi mejor nivel y eso me ha hecho disfrutar”, añade.

La Keuken Kampioen Divisie (Segunda División de Países Bajos), ha permitido a Espinosa revivir las sensaciones que le llevaron a ser llamado el sucesor de Iniesta en el Barça. Una comparativa que, lejos de pesarle, recibió en todo momento como “un halago”. “Siempre dije que era algo imposible porque Andrés solo hay uno. Es algo que disfruté porque para mí es un ídolo”, recuerda.

Escorado en banda izquierda, Javier Espinosa ha sido junto a Aitor Cantalapiedra uno de los pilares que ha llevado al Twente de vuelta a Primera. Su gran conducción, regate y llegada al área se ha traducido en siete goles y ocho asistencias, que son ya sus mejores números como futbolista profesional. “Tanto Aitor como yo necesitábamos una temporada así. En los momentos más difíciles hemos sabido tirar del carro. En el campo nos buscamos, cuando tienes feeling con alguien se nota”.

Ambos han destacado en el día a día de un histórico en horas bajas. El Twente, distinguido por muchos como el cuarto equipo de Holanda, padece problemas económicos pero en ningún momento ha dejado que estos penetren en la plantilla. “Los jugadores no hemos sentido que ascender fuera una obligación. Era un objetivo que yendo paso a paso pudo cumplirse con creces”, valora Espinosa, quien confiesa haberse visto sorprendido por la magnitud del club: “No te das cuenta de lo grande que es el Twente hasta que estás dentro. Cada semana tenemos 30.000 personas animando en el estadio y eso es una pasada”.

Aún restan dos jornadas de la Keuken Kampioen Divisie , pero Espinosa ya piensa en la próxima temporada. “Estoy muy ilusionado con la posibilidad de jugar en la Eredivisie. Tengo un año más de contrato y quiero disfrutar con este equipo en Primera. Llevaba mucho tiempo en la Segunda española, que es una de las categorías más complicadas de Europa, y en el Twente me han dado la oportunidad de empezar de nuevo. He encontrado mi sitio y no tengo ninguna prisa por volver a España”, sentencia.