LEGANÉS

El Leganés homenajeará a Mariano Callejo en la previa del duelo ante el Celta

Histórico fotógrafo del club, la entidad le rendirá tributo con el saque de honor ante los gallegos. Sus fotos configuran buena parte del archivo del club.

0
El Leganés homenajeará a Mariano Callejo en la previa del duelo ante el Celta

El Leganés tiene alma. También recuerdos. Muchos llevan firma en forma de foto. Y siempre el mismo nombre a pie de pagina: Mariano Callejo. Este veterano fotógrafo ha sido, hasta hace apenas un par de temporadas, el fotógrafo oficial del club. Una vida dedicada a inmortalizar momentos históricos del Lega por amor al arte. Por amor a su club. Por eso la entidad lo homenajeará el sábado en la previa del partido ante el Celta. Porque el Leganés tiene alma.

Mariano hará el saque de honor de un choque de élite. Uno de los más de 100 que ya ha disputado el equipo entre los mejores del fútbol español. Era su sueño. “Poder hacer ahora una foto del Lega en Primera”, decía cuando se le preguntaban con los pepineros aún en Segunda B, tiempos en los que apenas él ocupaba la banda de Butarque para inmortalizarlo todo. También lo hacía en el Luis Rodríguez de Miguel, el antiguo estadio que le quedaba apenas a cinco minutos de casa.

Siempre aparecía con una carpeta bajo el brazo. En ella, obvio, fotos. Decenas de ellas. De partidos, de jugadas, de posados. Generoso como pocos, solía regalársela a quienes le pedían alguna. Así, sus instantáneas han forrado más de una casa de hinchas blanquiazules. También han llenado los archivos históricos del club. Sin él, sin Mariano, no habría constancia de nada de eso.

Memoria visual en carrete (y también en formato digital) que el club quiere agradecer con este gesto nacido a iniciativa de algunos fotoperiodistas veteranos y noveles de la ciudad que, conscientes de que Mariano ha pasado recientemente por algún momento delicado de salud, merecía la medicina del cariño que se ha ganado con sus imágenes eternas. El sábado 12.000 almas le aplaudirán para animarle y agradecerle sus fotos. Será de los pocos momentos en los que su cámara no tenga a otros por protagonista. Ahora le toca a él ser objetivo de otros compañeros de profesión.