Competición
  • Clasificación Eurocopa

DEPORTIVO

Los fichajes de invierno del Depor, irrelevantes hasta ahora

Iñigo Martínez y Nahuel en un entrenamiento con el Deportivo

Jesus Sancho Rodríguez

DIARIO AS

Las tres incorporaciones no han tenido impacto: Nahuel no acaba de explotar, Silva no se consolida e Íñigo López está inédito.

La gestión que el Deportivo hizo del mercado de invierno estuvo en entredicho desde el momento en el que se cerró la ventana. El equipo ya había dejado algunas dudas en enero, lo que unido a los problemas físicos de piezas clave como Cartabia o Carlos hacía pensar que el club se quedaba corto. En cantidad, limitándose a recambiar piezas con Íñigo López y Nahuel por Valentín y Carles Gil, pero también en calidad, con la idea de que había puestos como el lateral derecho o el centro del campo en los que no hubiera venido mal subir el nivel.

La lesión de Krohn-Dehli, parcheada con Vítor Silva, y el rendimiento general de las tres incorporaciones da la razón a los críticos, puesto que su impacto hasta el momento está siendo nulo. El mayor ejemplo es el del central riojano, que ya llegó con un rol muy específico y sólo ha entrado en una convocatoria.

Pero ha pasado más de mes y medio y tanto la participación de Nahuel como la de Silva tampoco va más allá de irrelevante. El extremo debutó poco después de bajarse del avión, fue expulsado a la semana siguiente y, aunque suma 326 minutos en siete partidos, no ha logrado explotar ni ser determinante. Más aún le está costando consolidarse al luso, que suma 79 minutos tras ponerse en forma al llegar sin equipo y ahora ha perdido con Natxo a su gran valedor. Para empezar, Martí lo descartó de su primera convocatoria.

El deseado Shibasaki sigue sin contar para Bordalás

Seguramente, el primero en quedarse con la espina clavada el 31 de enero fue Carmelo del Pozo. El director deportivo blanquiazul estuvo muy cerca de poner la que él consideraba la guinda al proyecto con la llegada de Gaku Shibasaki, pero un volantazo del Getafe a última hora frustró la operación. Las cosas no le han ido bien al Depor desde entonces, pero tampoco han mejorado demasiado para el centrocampista japonés. En su segunda temporada con el equipo azulón, Shibasaki apenas estaba contando para Bordalás, algo que se acentuó tras la llamada de su selección para la Copa Asia, con el nipón cayendo en el olvido. No juega un partido con el club madrileño desde diciembre y en 2019 sólo se ha sentado en el banquillo en dos ocasiones: ante el Celta en febrero y la semana pasada frente al Valladolid. Visto lo visto, a ambas partes les hubiera venido bien juntar sus caminos. Cosas del destino, José Luis Martí fue su primer entrenador en España cuando llegó al Tenerife...