Competición
  • Clasificación Eurocopa

NÀSTIC DE TARRAGONA

Solo cuatro equipos se salvaron con 21 derrotas en una campaña

Solo cuatro equipos se salvaron con 21 derrotas en una campaña

LAIA SOLANELLAS

DIARIO AS

Los grana, a emular a Villarreal B, Guadalajara, Murcia y Córdoba. El Nàstic ya ha perdido 21 duelos y debería ganar todo lo que queda para continuar en Segunda.

En Tarragona no ganan para disgustos. En Almería volvieron a aparecer los fantasmas del descenso y vuelven a vislumbrar la permanencia a diez puntos de distancia. El conjunto grana sigue sin rumbo a domicilio y en lo que se lleva de temporada ya suman 21 derrotas. Una cifra excesivamente elevada y que puede significar el descenso de categoría. Eso sí, hay un dato para el optimismo y es a ellos a los que se acogen en el vestuario grana. Es el que señala que, en los diez últimos cursos, cuatro conjuntos se salvaron pese a firmar 21 derrotas: Villarreal B (2010-11), Guadalajara (2011-12), Murcia (2011-12) y el Córdoba la temporada pasada.

Pero se han quedado sin margen de error. El Nàstic, para poder copiar a estos conjuntos no puede fallar más en lo que resta de curso. Y quedan ocho duelos. Si los ganan todos, sería algo histórico, y podrían sellar permanencia. La dinámica actual del conjunto tarraconense no permite ser demasiado optimista porque ganar todos los que faltan para acabar la Liga significaría resucitar a domicilio y, con los precedentes que se tienen de esta misma temporada, parece imposible. Únicamente han logrado ganar un duelo, ante el Extremadura, y en los dos últimos partidos, ante Zaragoza y Almería, las sensaciones obtenidas han sido nefastas porque han recibido una media de tres goles en contra y no han logrado hacer ni un solo tanto.

El Nàstic lleva 21 derrotas, pero en los últimos diez años aún ha habido conjuntos que presentaron peores números. Sin ir más lejos, la campaña anterior, el Lorca y el Sevilla Atlético perdieron 25 y 24 partidos, respectivamente, en toda la temporada. Y descendieron.

El conjunto grana trabaja a contrarreloj y ya ha vivido una temporada con unos números similares. Eso sí, no quiere igualar las 23 derrotas que sufrió la temporada 2011-12. Fue la temporada del último descenso a Segunda B. Esta campaña va camino de ello, pero le queda margen para maniobrar y buscar el milagro. Lo importante es que, según los jugadores, no se rendirán.