Competición
  • Euroliga
  • Clasificación Eurocopa
  • Final ATP World Tour
  • Copa Argentina
Euroliga
EN JUEGO
Olympiacos OLY

64

Zalgiris ZAL

57

FINALIZADO
CSKA CSK

88

Fenerbahce FNB

70

FINALIZADO
Estrella Roja RED

72

Asvel Villeurbanne AVI

74

Final ATP World Tour
EN JUEGO
daniil_medvedev Daniil Medvedev Daniil Medvedev
4 2
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
6 2
Copa Argentina
FINALIZADO
River Plate River Plate RP

2

Estudiantes Caseros Estudiantes Caseros CAE

0

ALMERÍA 3 - NÀSTIC 0

Álvaro y Narváez liquidan a un Nástic que sigue en la UCI

El delantero del Almería anota un doblete con asistencias del colombiano. Real sentencia un encuentro con mucha diferencia entre uno y otro equipo.

No existe mejor manera para dar por finiquitada una crisis que con una goleada. El Almería acumulaba su peor racha del curso con cinco encuentros sin vencer, anotando en apenas uno de ellos. Y el Almería le endosó un 3-0 al Nástic para que los fantasmas desaparezcan y catapultarse hasta los 49 puntos, salvado de manera virtual por si había dudas, y durmiendo a cinco unidades de la promoción. Pero los fantasmas continúan sobrevolando Tarragona, amenazando al Nástic con el pozo de la Segunda B. No en vano los de Enrique Martín están a nueve puntos de la permanencia (diez si vence mañana el Lugo) cuando apenas restan 24.

Los del sudeste peninsular presentaron dos novedades respecto al anterior jornada. Eteki regresó tras su sanción en detrimento de Rocha (el cacereño jugó en la segunda parte ante el que fue su equipo en el primer tramo de campaña) y Narváez entró por Romera, el único futbolista de la UDA que había jugado en todos los encuentros hasta la fecha. La jugada le salió bien a FF. No en vano, ganó recorrido por el costado diestro y el colombiano fue decisivo en la victoria con sus dos asistencias. El Nástic, por su parte, repitió el once que venció al Numancia.

El primer cuarto de hora fue soporífero. Si Andrés Iniesta aseveró que escuchó el silencio a las 22:56 horas el 11 de julio de 2010 por la emoción del momento, los seis millares de espectadores del Mediterráneo lo escucharon por lo que estaban viendo en el césped. Al cuarto de hora Uche espoleó a su equipo y también al Almería. El nigeriano remató sin suerte y después los locales reclamaron pena máxima de Noguera sobre Álvaro Giménez por un agarrón dentro del área de penalti.

El Almería fue creyéndoselo y ganando metros. Un Iván Martos más entonado hoy lo intentó con una tímida volea, a la que le prosiguió otra mucho más peligrosa de Corpas, quien hizo que Barragán se emplease a fondo. Luis Rioja y Narváez se colocaron a pierna cambiada, dejando el carril diestro entero para Corpas. El colombiano sacó su clase en el 35'. Se la acomodó para su pierna derecha y centró a placer para que Álvaro Giménez cabecease de espaldas a la escuadra izquierda de Barragán.

Siete minutos después otra asistencia volvió a aparecer la sociedad entre el cafetero (posiblemente su mejor partido con la rojiblanca) y el ilicitano. El '12' la orientó de nuevo para su pierna habitual y el '20' se catapultó hasta la docena de tantos entrando desde atrás.

Enrique Martín movió ficha en el descanso, quitando al interior Palanca para dar entrada al delantero Kanté, pasando del 5-3-2 al 5-2-3, regresando a los tres centrocampistas once minutos después con el 3-0. Con el 2-0 todavía Uche lo volvió a intentar de chilena, pero a falta de cuarenta minutos para el final la UDA dejó el encuentro visto para asistencia. Juan Carlos Real lo sentenció con un disparo cruzado tras taconazo de Álvaro Giménez, previo centro de Corpas.

En la última media hora Demirovic volvió a tener su oportunidad, chocándose contra la pared otra jornada más. Un buen desmarque de ruptura lo dejó solo ante la meta rival, errando el serbio cedido por el Alavés en el mano a mano por el alavés. En la recta final falló de nuevo solo a pesar de tener prácticamente todas las papeletas para anotar. Un mal menor en un triunfo del Almería que vuelve a respirar para tener esa pequeña esperanza de soñar con la promoción. Todo a costa de un Nástic que parece condenado al descenso a no ser que los fantasmas se transformen en milagro.