Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

BARCELONA 3-M. UNITED 0 (4-0)

1x1 del Barcelona: Confirmado: Leo Messi no es de este planeta

El crack gano como y cuando quiso con un recital de regates, potencia, desborde y eficacia goleadora. Dos goles más al saco y una estratosférica actuación.

Ter Stegen: El meta alemán tuvo como aliada a la diosa Fortuna en el primer minuto del partido al hacer vista a un remate de Rashford que se estrelló en el larguero. Pocos minutos después el mismo jugador volvía a probar fortuna, pero con un remate mucho más indeciso. A partir de aquí partido plácido para el blaugrana. Sólo tuvo que activarse a un remate de cabeza de Alexis en los últimos minutos al que respondió con una intervención felina.

Sergi Roberto: Sus primeros minutos con Martial al frente hicieron temer lo peor a la parroquia barcelonista, ya que el francés empezó a dibujar desmarques peligrosos ante la mirada impotente del canterano. Afortunadamente sólo fueron diez minutos de indecisión porque pronto el blaugrana le cogió el tranquillo al delantero y cerró su banda. Estuvo muy cerca de marcar tras una extraordinaria jugada de Messi, con asistencia de Alba, pero que De Gea despejó prácticamente con la cara en la línea de gol.

Piqué: Tuvo más de un problema para frenar la velocidad en los desmarques de ruptura de Rashford. En esta ocasión no fue tan imperial en el eje de la defensa, pero mantuvo el tipo con entereza, siendo fundamental en la anticipación y a la hora de sacar el balón.

Lenglet: Buen partido del central francés que sigue demostrando partido a partido que su fichaje este verano ha sido un acierto total. Seguro con el balón y contundente en sus acciones, intentó de vez en cuando algún desplazamiento largo con desigual fortuna.

Alba: Incombustible en todos los sentidos. Capaz de sumir al rival en una encerrona por la banda izquierda gracias a sus subidas y a sus precisos centros. Está en un momento de forma espectacular que permite soñar en grandes metas.

Sergio Busquets: Partido más discreto de lo normal del centrocampista, que se vio atosigado ante la presión inicial que impuso el equipo inglés. Estuvo especialmente fallón en pases no forzados y se le vio con algunos problemas para ocupar territorio. Afortunadamente, a medida que fue avanzando el partido su juego creció exponencialmente, tanto con como sin balón. Seguramente el hecho de que si veía una tarjeta se perdía el partido de ida de las semifinales de Champions no le ayudó en su rendimiento en el campo.

Rakitic: Sigue en estado de gracia. Coreado varias veces por la afición, su juego es superlativo y necesario para sus compañeros. Incansable a la hora de defender y preciso en la creación. Le hicieron un penalti que luego mirando el VAR el colegiado anuló dejando atónitas a las gradas. Bartomeu ya puede ir preparando los fajos de billetes porque va a tener que cumplir su promesa de mejorarle el contrato a final de temporada.

Arthur: El brasileño completó uno de sus mejores partidos como blaugrana. Y eso que sigue con el freno de mano puesto a la hora de asumir más riesgos en los pases y mirar más la portería rival. Sin embargo, fue decisivo para tener la posesión así como también para recuperar decenas de balones.

Messi: Ya me perdonará el Papa Francisco, pero está claro que estamos ante la representación más cercana a una divinidad y más aún si hablamos del universo culé. Un partido para enmarcar del crack que decidió él solito la eliminatoria cómo y cuándo quiso. Tras quedarse con la miel en los labios en la pena máxima, cogió un balón dividido, hizo un caño, se perfiló y lanzó un balón envenado al que nada pudo hacer De Gea. Tres minutos después llegó el segundo, esta vez con la colaboración del meta español, que se la comió literalmente. Pero Leo aún no había acabado su festival y siguió dibujando jugadas que le sitúan por encima del resto. Tanto en este planeta como en cualquier otro.

Luis Suárez: Esta temporada aún no ha marcado en la Champions ¿Y qué? Jugando a este nivel como si se pasa dos años sin ver puerta porque es capaz de abrir espacios, generar ocasiones y enloquecer a los defensas rivales. Estuvo cerca de marcar con una sibilina vaselina que pasó muy cerca del larguero.

Coutinho: Cuando marcó se puso los dedos en los oídos como para reivindicarse y quejarse por las críticas. No sabemos exactamente a quién iba dirigido ese gesto, pero en todo caso el Camp Nou le despidió con una enorme ovación. Y lo cierto es que se lo merecía el brasileño porque marcó un gran gol tras un remate con rosca que entró por toda la escuadra. Sigue en su línea ascendente de los últimos partidos.

LOS CAMBIOS:

Semedo: Salió por Sergi Roberto para colocarse en la banda derecha. Realizó más de una incursión en ataque aunque sin contar con excesivo apoyo de sus compañeros. Jugó sabiendo que si veía una amarilla no estaría en semifinales de Champions. Cumplió con creces.
Arturo Vidal: El chileno fue ovacionado por el Camp Nou nada más saltar al campo. Ya se sabe que este tipo de jugadores de testiculina enganchan muy rápidamente a la gente. Tras dar una patada a Fred y otra a Pogba se calmó un poco.

Dembélé: El delantero francés sólo estuvo diez minutos en el campo. La gente tiene ‘mono’ del extremo y se notaba porque aplaudía a rabiar cada vez que tocaba la pelota. No pudo intervenir mucho. Se le espera esta sábado en LaLiga ante la Real Sociedad.