Competición
  • Clasificación Eurocopa

EL DERBI SEVILLANO

Ever Banega y Giovani Lo Celso, duelo con papeles cambiados

LO CELSO.

MIGUEL MORENATTI

DIARIO AS

El sevillista adelantó su posición mientras que el bético es 'falso nueve'. Banega renovará y el Betis tiene en su mente quedarse con Lo Celso.

EI derbi enfrentará este sábado a Éver Banega y Giovani Lo Celso como los dos encargados de liderar el aspecto creativo de Sevilla y Betis. Tanto Joaquín Caparrós como Quique Setién depositan en ellos su plena confianza sobre el césped pese a que sus roles cambiaron mucho a lo largo de la presente campaña: El sevillista se convirtió prácticamente en un pivote para Pablo Machín antes de ser un interior con Caparrós, al tiempo que Lo Celso se movió desde la medular hasta una posición de falso nueve que podría ocupar nuevamente en el derbi.

Más dudas existen sobre el protagonismo de Banega en este actual Sevilla. No firmó su mejor curso pero sí enseñó más argumentos bajo la dirección de Machín cuando lideraba la salida de balón del equipo. Desde la llegada de Caparrós las dudas se posan sobre su rol: sus minutos escorado en la derecha ante el Valencia descartan que repita ahí.

Improvisado. Mientras Lo Celso llegó al Betis para actuar de medio llegador, su eficacia fue moderando su posición hasta acercarse cada vez más al área. Ante el Villarreal anotó dos goles como falso nueve y en el derbi tiene todas las papeletas para repetir. Los argentinos, además, miden su futuro: Banega está a punto de renovar y el Betis quiere firmar ya la opción de compra por Lo Celso.

Destinos cruzados en Argentina

Argentina también vivirá de cerca el choque entre dos jugadores con destinos cruzados en la selección albiceleste desde el pasado Mundial. Banega, que jugó algunos de los choques, desapareció de los planes de Lionel Scaloni desde que éste tomó los mandos en reemplazo de Jorge Sampaoli, mientras que Lo Celso, que no había firmado ni un minuto en todo el Mundial, se convirtió en una de las piezas que cuenta con más minutos en los partidos disputados por Argentina desde entonces. Su posición, cerca de los atacantes, abrió variantes en el juego del combinado albiceleste entregando virtudes que habían escaseado en años precedentes pese a que Banega era una alternativa fiable para un centro del campo siempre cambiante.