Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

MANCHESTER UNITED - BARCELONA

La vida de Brian, el hombre que une al fútbol de Manchester

Pep Guardiola abraza a Brian Kidd en una imagen de archivo.

CARL RECINE

Action Images via Reuters

Brian Kidd jugó con George Best y Charlton, fue la mano derecha de Sir Alex Ferguson y ahora es asistente de Pep Guardiola.

Mánchester

Manchester vive dividida futbolísticamente entre el United y el City que viven una de las rivalidades más enconadas de Inglaterra. La mitad de la ciudad es red y la otra es sky blue y raramente los mitos se comparten. Por eso la figura de Brian Kidd es tan extraña como admirada. La vida de Brian ha transcurrido entre Old Trafford y el viejo Maine Road y ahora en el ultramoderno Etihad Stadium.

Kidd nació en el barrio mancuniano de Collynhurst y empezó a jugar en el futbol base del United en 1964 cuando tenía 15 años. Eran los años en los que el equipo y la ciudad trataban de superar el trágico accidente aéreo de Múnich en el que murieron 23 pasajeros entre directivos, técnicos, jugadores y periodistas y en el que sobrevivieron sólo 21 personas. Dos de esas personas, el técnico Matt Busby y un joven futbolista llamado Bobby Charlton, lograrían en 1968 la primera Copa de Europa para el conjunto inglés.

Ese día, en el estadio imperial de Wembley el United ganó la primera Copa de Europa para el fútbol inglés tras derrotar al Benfica por 4-1. Con la dirección de Busby en el banquillo y de Charlton en el campo, el United había construido un equipo de jóvenes talentos en el que destacaban por encima de todos George Best y Brian Kidd, que el día de la final cumplía 19 años y lo celebró marcando un gol. Jugaba de delantero y disputó 203 partidos de Liga con el United anotando 53 goles.

Era la época del United de Best, el hombre que cambió las reglas del fútbol inglés. El 'quinto Beatle', como era conocido fue una figura tan admirada dentro como fuera del campo. Con una personalidad arrolladora era capaz de dejar sentados a los rivales con la misma facilidad que se convertía en un playboy que consumía sus noches en el Swinging London. "Best era adorable en el campo y divertidísimo fuera de él. Algunos veteranos no veían bien su actitud fuera del campo, pero aportó cosas muy importantes para el equipo. Por ejemplo, nos descubrió el champú. Antes de Best, nos duchábamos después de los partidos sólo con una pastilla de jabón", recuerda divertido Paddy Crerand otro de los jóvenes de ese equipo y mito del Celtic y del United e íntimo amigo de Brian Kidd desde esa época.

Aquel United se apagó y bajó a segunda en 1974 y Kidd fue traspasado al Arsenal iniciando un peregrinaje por varios equipos de Inglaterra. Además de defender a los gunners, jugó también en el Everton, en el Bolton y ...en el Manchester City.

Con los sky blues jugó 98 partidos anotando 44 goles, tres de ellos al equipo de su vida y ahora máximo rival ciudadano. Acabó su carrera como jugador en Estados Unidos jugando para Fort Lauderdale y Minnesota.

En 1984 se retiró del fútbol y pasó a entrenar en equipos menores de la zona de Manchester, Barrow y Preston North End, hasta que en 1986 entró en el departamento técnico del United haciéndose cargo de los jóvenes. Su trabajo consistía en fichar talento para el United que estaba creando Alex Ferguson. No lo hizo nada mal, suya es la idea de fichar a un chaval llamado Ryan Giggs, que jugó en el United de los 17 a los 41 años disputando 963 partidos. Como entrenador de las categorías inferiores fue el técnico que juntó a la clase del 92: Beckham, Phil y Gary Neville, Butt, Scholes y el mencionado Giggs.

Cuando en 1991 el ayudante de Alex Ferguson, Archie Knox, se fue al Glasgow Rangers, el puesto de mano derecha de 'The Gaffer' pasó sin discusión a Brian Kidd.

Brian Kidd y Alex Ferguson levantan el trofeo de campeón de la Premier League conquistado con el Manchester United en 1997.

Brian Kidd y Alex Ferguson levantan el trofeo de campeón de la Premier League conquistado con el Manchester United en 1997.

Fue el ayudante de Ferguson del 92 al 98 ganando cuatro Ligas, incluyendo dos dobletes. Se fue antes de que el United ganara la Champions en Barcelona al discutir con Ferguson, con el que acabaría llevándose fatal, tal y como retrató Sir Alex en su autobiografía "Managing my life". Su enemistad era una de las más populares de Inglaterra, pero tras sus problemas de salud se produjo una reconciliación que esperaba todo el país.

Durante años entrenó a muchos equipos, incluso fue el ayudante de Eriksson cuando era seleccionador inglés hasta que le llegó en 2009 una oferta para hacer en el City lo que había hecho veinte años antes en el United: formar una cantera que con el tiempo pudiera llegar al primer equipo. Aceptó, quien sabe si por sus diferencias con Ferguson, y ahora trabaja al lado de Pep Guardiola. Controla la cantera, pero figura también como tercer entrenador del City.

Nadie se lo reprocha en ningún lado de la ciudad. Sigue tomándose sus pintas con Paddy Crerand cuando uno sale de la ciudad deportiva del City y otro de la del United. Así es la vida de Brian.