LA INTRAHISTORIA

Brasil vistió de blanco hasta el 'Maracanazo' ante Uruguay

Brasil y Francia jugaron por el Centenario de la FIFA en 2004. Los brasileños vistieron de blanco.

Empezó a lucir el amarillo tras perder el Mundial. Aldyr García, seguidor uruguayo, fue el diseñador que ganó el concurso para la nueva camiseta.

Brasil, la pentacampeona mundial y la única selección que ha participado en todas las ediciones de los Mundiales, vistió de blanco hasta la final de 1950, la del famoso Maracanazo, en la que los brasileños sucumbieron ante Uruguay, provocando una terrible decepción en todo el país.

El diario Correio da Manhá ('El Correo de la Mañana'), con el apoyo de la Confederación Brasileña de Deportes, organizó un concurso de ideas para obtener una nueva equipación para la selección brasileña. Consideraba que el color blanco adolecía de "falta psicológica y moral de simbolismo". La única condición que dispuso fue que combinara los colores que aparecen en la bandera de Brasil: amarillo, verde, azul y blanco. Se presentaron más de 300 candidatos de todo el país. Se impuso un joven de 19 años que se llamaba Aldyr García Schle, que trabajaba como ilustrador en el diario local de Pelotas, una ciudad al sur de Brasil, a escasos 150 kilómetros de la frontera con Uruguay. Es más, él mismo se confesaría seguidor de la Celeste e, incluso, había celebrado el resultado del triunfo de los charrúas sobre los brasileiros, según explica Alfredo Relaño en su libro '366 historias del fútbol mundial que deberías saber'.

Según explicaría al periodista Alex Bellos para su libro Futebol (y en numerosas entrevistas), siguió un proceso de eliminación: hizo más de 100 diseños mezclando colores, líneas, trazos... Hasta que decidió que la camiseta tenía que ser únicamente de color amarillo: "El azul y el blanco van juntos: ya tenía los pantalones cortos. ¿Qué colores quedan? Amarillo y verde, que son los colores más empleados en cualquier caso, para denominar a la nación. Así que pensé: 'Trabajemos con el amarillo y el verde", explicó a Bellos.

Trazó sus bocetos, y un primo suyo los envió a Río de Janeiro. Ganó: camiseta amarilla con cuello y puños verdes, pantalón azul con una raya vertical blanca y media de color blanco. Aunque estuvo a punto de no lograrlo: el azul que utilizó no era el azul nocturno de la bandera brasileña. Usó un azul cobalto. Pero su diseño fue finalmente el ganador. Así las cosas, la selección brasileña estrenó su nuevo diseño el 14 de marzo de 1954, con triunfo ante Chile por 1-0. Había nacido la popular verdeamarelha. Cuatro años más tarde, en Suecia, se proclamarían campeones del mundo por primera vez.

El 20 de mayo de 2004, Francia y Brasil jugaron un amistoso en París para celebrar el Centenario de la FIFA (acabó 0-0, dirigiendo el encuentro Mejuto González). Ambas selecciones lucieron sus atuendos originarios. Aldyr García falleció el pasado 15 de noviembre. Su legado: la camiseta de fútbol más carismática del mundo.