Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

Estudiantes Estudiantes EST

-

LALIGA SANTANDER

Los ascendidos, en peligro: no descienden todos desde la 96/97

Rayo, Huesca y Valladolid codean con Segunda tras 31 jornadas de campeonato.

Extremadura, Hércules y Logroñés fueron los últimos en bajar juntos tras subir la temporada anterior. No fue un año convencional: se produjo el cambio de 22 a 20 equipos.

Rayo, Huesca y Valladolid explotaron de júbilo al final de la pasada temporada, cuando se confirmó su ascenso a Primera División. Incluso en el caso del equipo oscense era la primera vez. Un sueño cumplido y un zurrón lleno de ilusiones para competir con los más grandes, una temporada para vibrar y, por qué no, reafirmar el proyecto con la permanencia.

Sin embargo, meses después, todo se ha torcido. Huesca y Rayo, aun con opciones, ocupan las dos últimas posiciones de la tabla. Algo mejor lo tiene el Valladolid, que se libra de la quema por tener el golaveraje favorable ante el Villarreal. Nada más lejos de la realidad, el equipo de Sergio suma los mismos puntos que el antepenúltimo clasificado y en cualquier momento puede caer al abismo.

31 jornadas después, es una evidencia que los tres recién ascendidos corren riesgo de regresar a LaLiga 1|2|3 tan solo un año después de volver a codearse con los grandes. Una circunstancia, aunque parezca mentira, singular, ya que no se ha dado el triple descenso desde la temporada 1996/97 y no fue precisamente una Liga común.

Aquella campaña se aprobó la reducción del campeonato de 22 a 20 equipos y, por ello, hubo cuatro descensos y no tres. Los cuatro últimos de la clasificación descendieron para dejar su hueco a los dos primeros de Segunda. El quinto por la cola se enfrentó al tercero de la categoría de plata en una promoción de ascenso. De hecho, en caso de haber sido una temporada convencional, no se hubiera producido el triple descenso, al menos de forma directa. 

En verano de 1996, Hércules, Logroñés y Extremadura (tras derrotar al Albacete en la promoción) se echaron a las calles para festejar el éxito del ascenso. Poco les duró la alegría. El equipo logroñés finalizó la siguiente temporada colista y el Hércules, con 41 puntos, fue 21º. En otras palabras, con el protocolo actual hubieran descendido directamente. No así el Extremadura, que no fue tercero, sino cuarto por la cola. Pero le condenó el cambio de competición.

Desde entonces, siempre alguno de los tres ascendidos se ha llevado el premio de continuar en Primera al menos una temporada más. 21 años han pasado, con cero casos en el s.XXI. En 2019, los fantasmas de la experiencia vuelven a acechar. Con siete jornadas por delante, Rayo, Huesca y Valladolid tratarán por todos sus medios de evadirlos. Jugarán por la ilusión y en pos de mantener una estadística 'millenial'...