EL PARTIDO DE LA JORNADA: JUVENTUS – AT. MADRID

Noche para valientes

Cristiano, amenaza hoy (21:00 horas, Movistar+ Liga de Campeones) en la vuelta para un Atleti con Lemar, Griezmann, Morata y el 2-0 de la ida.

Simeone lo sabe. Cómo le recibirá el Juventus Stadium esta noche. No será fútbol, será una guerra. Y el Cholo ya no podrá pillar a Allegri como en la ida. Por sorpresa, a contrapié, con Costa. La sorpresa se esfumó en cuanto el balón en el Metropolitano dejó de rodar. Nada enseñó más a Allegri que ese 2-0 en contra con el que regresó de Madrid. Y hoy Simeone no tendrá a Costa. Aunque no olvida que la Juve es la Vecchia Signora. Y se las sabe todas.

Desde que la ida de octavos finalizó, de Italia viene un aviso. "Cuidado con la Juve". Y de la frase, prendidas dos fotos. Una de 2016, cuando el Bayern empató 2-2 en Turín en la ida de octavos y, en la vuelta, la Juventus iba 0-2 en el minuto 28'. El Bayern pasó, pero en la prórroga (4-2). Una prórroga que el año pasado volvió a acariciar en el Bernabéu, tras perder 0-3 en Turín. No lo fue por un discutido penalti de Benatia sobre Lucas Vázquez, en la última jugada, que metió Cristiano (1-3). Lo que la Juve tiene en estos momentos, el Scudetto en su mano, 18 puntos le saca al Nápoles, ya lo tenía sin Cristiano. El proyecto con el portugués es la Champions. Y, a falta de 90' por jugarse, el equipo que está en cuartos es el del Cholo. Allegri, que tras la ida cerró sus redes sociales, apela al orgullo. Lleva tres semanas jugando este partido. Simeone son tres meses. Ha imaginado todos los supuestos.

Algo les iguala. Ninguno tiene laterales izquierdos. A Allegri le faltan Alex Sandro (sanción) y De Sciglio (lateral derecho, puede jugar en el izquierdo; lesión). A Simeone Filipe y Lucas (ambos lesión). El primero lo podría solucionar con Spinazzola, a quien le falta experiencia en partidos así, o con un cambio de sistema, con tres centrales, poniendo a Cáceres con Bonucci y Chiellini. El segundo, con Juanfran. Las bajas cercan también a los dos. Allegri ayer perdía a Douglas y pena la de Khedira en el centro. Simeone viajó con Godín entre algodones. La amenaza es el coco de siempre, sobre todo Cristiano (22 goles en 32 partidos al Atleti), más peligroso aún herido. La duda de Allegri, o Dybala o Bernardeschi.

Simeone tiene poco margen para la sorpresa, por las bajas. Thomas no está. No habrá cuatrivote: jugará Lemar. Saúl será la pareja de Rodrigo y Morata, la de Griezmann. Regresa a Turín y suele ser tortura de ex. En la ida marcó pero no subió. En eliminatorias de Champions sólo el Madrid ha logrado eliminar al Atlético. Por eso, ¿miedo?, ninguno. Estas son las noches que a Simeone más le gustan. Las de los valientes.