ESPANYOL 1 - HUESCA 1

Granero y Etxeita no sacan de pobres a Espanyol y Huesca

El central propició la falta que el 'Pirata' convirtió en un golazo y anotó el empate. El Espanyol arrolló en el primer tiempo y el Huesca, en la reanudación.

Prometía Cornellà una noche de fútbol y lo que ofreció fue una sesión doble, como en los cines de antaño. Fueron dos partidos en uno, el derroche del Espanyol en la primera parte y la reacción del Huesca en la reanudación. Y el resultado no engañó, aunque el 1-1 ni saca de pobres a los pericos, alejados de su misión de reengancharse a Europa, ni mucho menos a los azulgrana, a cinco puntos ahora de la permanencia a falta de que discurra el resto de la jornada.

Que de inicio funcionen los pases al espacio de Darder y los desmarques de Borja Iglesias suelen ser sinónimo de éxito perico. Pero es que además ahora se les suma el incansable Wu Lei, heterodoxo y acrobático. Entre ellos y el afilado Melendo pronto quebraron el 5-3-2 que había decidido mantener Francisco aun sin Insua, pero con Diéguez. Y fue el menudo canterano quien forzó una falta al borde del área, que Granero sirvió acompañando el balón como si fuera un teledirigido de Rastar para situarlo en la escuadra izquierda de Santamaría. Un golazo calcado al que ya anotara en la jornada 2 ante el Valencia.

Diluido y supeditado al ímpetu de Enric Gallego en la primera mitad, el Huesca sin embargo sí aprovechó el estrecho margen con el que el Espanyol arribó al descanso. Y de qué manera. En la primera acción del segundo acto, sacaba Etxeita petróleo de una falta que se había enmarañado para, a taconazo de Pulido, establecer el 1-1. Lo que el vizcaíno y el balón parado quitaron a los azulgrana, ellos mismos se lo devolvieron.

Acusó tanto el golpe el Espanyol que en muy poco se asemejó al vendaval de la primera mitad. Salvo Wu Lei, que transformó una acción individual casi imposible en un derechazo que retumbó en el poste, apenas inquietaron los de Rubi a Santamaría, salvo Darder en el 93', como el día del Rayo. Más lo hizo el Huesca, que tuvo el 1-2 en dos remates sin éxito del Cucho Hernández.


Rubi: "El Huesca ha merecido el empate"

El entrenador del Espanyol, Joan Francesc Ferrer, Rubi, ha valorado el punto logrado por su equipo ante el Huesca: "El Huesca ha merecido el empate, lo ha trabajado. Posiblemente sólo es culpa mía, porque el descanso he sido muy duro con los jugadores, porque tenía la percepción de que no estábamos matando el partido. En la segunda parte hemos estado un rato bien, pero nos hemos bloqueado y luego no nos salía nada. Considero el empate justo por lo ocurrido en el campo, por pena nuestra, ojalá pudiéramos decir que ha sido injusto. Estaba demasiado loco, no controlábamos el juego, también es cierto que ha habido situaciones en su área que pensaba que podían terminar en gol".

Rubi ha señalado los que le ha faltado a los pericos: "He echado en falta más velocidad en el juego, más circulación. La intención de ir a por el segundo gol. No he visto que mi equipo fuera a hacer sangre en el momento en que el Huesca estaba más tocado. Hemos transmitido mucha ilusión toda la semana para este partido. Hemos estado un rato bien, pero luego nos hemos diluido. Nos hemos puesto nerviosos, ha habido muchos paros y no ha habido el ritmo que queríamos.

El técnico explicó las diferencias con el partido del Rayo: "En líneas generales hemos sido imprecisos, incluso en la primera parte, no hemos estado acertados a nivel técnico. Para mí fue muy diferente el día del Rayo, donde hicimos cosas muy buenas porque nos pasara lo que nos pasó. Sabíamos de la importancia de este partido, ahora a trabajar ya corregir. Quiero ganar, y cuando no gano y el equipo está como me gusta defendiendo, pero cuando las cosas no salen como deben salir, no debe servir de excusa. me voy fastidiado porque me esperaba ganar este partido".

Francisco: "En la segunda parte hemos sido el equipo que queremos"

El entrenador del Huesca, Francisco Rodríguez, afirmó tras el empate contra el Espanyol en el RCDE Stadium que "en la segunda parte hemos sido el equipo que queremos y en los últimos quince minutos teníamos la sensación de que podíamos ganar".

El técnico analizó el encuentro y describió dos partes "muy distintas". "En la primera llegábamos siempre tarde y ha provocado una situación favorable al Espanyol. Después hemos tenido transiciones buenas por las dos bandas y hemos llegado con opciones", comentó.

Francisco reconoció que el empate no ayuda mucho a sus aspiraciones, salir del descenso, pero no encendió las alarmas: "Compitiendo de esta manera, el equipo seguirá adelante. Somos colistas, pero hemos dado la cara. Veníamos a buscar los tres puntos, aunque no ha podido ser".

Por otra parte, el entrenador desveló la charla que mantuvo con sus futbolistas al descanso. "Sabíamos lo que teníamos que hacer. Si no estamos concentrados ni somos solidarios, el equipo no funciona. En la primera mitad estábamos fríos y eso no puede pasar. En la reanudación las sensaciones han sido distintas".