DEPORTIVO

“Aún me embargan el sueldo, pero estaría encantado de seguir”

Saúl y Natxo González en un entrenamiento con el Deportivo

Jesus Sancho Rodríguez

Diario AS

Saúl termina contrato, pero con sus problemas judiciales a punto de resolverse, el cántabro espera renovar con el Deportivo.

Saúl García está a punto de ver cómo los problemas judiciales que lo han perseguido en los últimos años están a punto de desaparecer. El cántabro por fin ha resuelto la demanda del Valladolid por duplicidad de contrato cuando fichó por el Deportivo, algo que le permitirá volver a cobrar su sueldo íntegro, que actualmente le está siendo embargado. Termina contrato con el club coruñés, pero pese a todas las piedras en el camino, considera que no hay mejor sitio para continuar con su carrera:

Proceso judicial: “Se firmó un precontrato para cuando quedase libre y luego el Depor pagó un traspaso antes de eso. Deportivamente es legal, pero judicialmente determinaron que no y ahí comenzaron los problemas. He sufrido en muchos aspectos que han marcado todo, pero lo he ido llevando con el tiempo. Hay una parte del sueldo que todavía me está siendo embargada, pero hay que convivir con ello. Hay personas que podían haber actuado de otra forma y espero que se solucione pronto”.

Renovación: “Ya le he dicho a Carmelo que estaría encantado de continuar aquí. He dado muchas vueltas, he sufrido mucho de un lado a otro y me gustaría tener estabilidad. Estoy contento y voy a darle prioridad al Depor. Ha habido interés de otros clubes, pero mi cabeza está aquí y antes de cualquier decisión se lo comunicaré al club y tendrá la opción de, si quieren contar conmigo, sean prioritarios”.

Motivos: “Quiero normalizar la situación. No hay que darle más vueltas. Tengo claro que te cambia la vida, pero como persona he aprendido a valorar todo de forma diferente. Hasta confiar menos en las personas, porque nunca sabes. Son situaciones que te hacen ver la cara mala del fútbol. La felicidad es importante y en ese sentido aquí puedo tener estabilidad. Tengo amigos en el día a día, personas que me importan. Conoces a gente y eso me da fuerzas para seguir. He estado cada seis meses en un sitio es complicado. Nuevo delegado, nuevo médico, nuevo utillero…”