VALENCIA

Roncaglia: "Por suerte superé las tentaciones de juventud"

Roncaglia: "Por suerte superé las tentaciones de juventud"

DAVID GONZALEZ

DIARIO AS

El central del Valencia tenía el sueño de jugar en Mestalla y desde ese momento su intención es hacerlo más allá del 30 de junio.

Le iba a preguntar si Fabián Ayala era su referente cuando era niño, pero he leído que lo era Batistuta, que de defensa tenía poco.

Es que yo de niño quería hacer goles, no evitarlos (ríe). Yo empecé jugando arriba. Pero desde hace años disfruto como central. ¿Fabián Ayala? Lo vi jugar y era un fenómeno. Sé que acá en Valencia dejó su marca. Él y otros muchos argentinos.

Son muchos los compatriotas suyos que han pasado por Mestalla.

Noto que en Valencia hay aprecio por el futbolista argentino. Como usted dice han pasado muchos y la mayoría ha dejado huella por su trabajo. Por eso aquí el que viene no puede ser menos que el que estuvo. Espero dejar alguna marca en el club. Ojalá yo pueda dejar algo también, aunque si me habla de Fabián Ayala eso son palabras mayores.

¿En qué momento pasó a jugar de central? Porque usted llegó a jugar como compañero de Messi.

Messi jugaba y yo estaba a su lado (ríe). Con él jugué a los 10 años. En Newell’s. Yo era muy chico y me volví a mi ciudad. Con 13 años decidí probar suerte en Boca. Allí jugué un año de delantero y después fue cuando empecé en la defensa.

¿Cómo fueron sus inicios?

Difíciles. Lo de estar lejos de la familia lo llevaba muy mal. Mi ciudad estaba a 500 kilómetros de Buenos Aires y la única forma de ir era por carretera. Ni tren ni avión. Mi familia hizo un esfuerzo grande. Yo quería ser futbolista y mi sacrificio tuvo recompensa. Con 16 años pensé dejarlo. Mis amigos se pasaban los fines de semana de fiesta y yo encerrado lejos de casa y encima apenas jugaba. Aquellos días en la pensión de Boca fueron complicados. Pero por suerte superé las tentaciones de juventud y me hice futbolista.

¿En qué momento pensó que había logrado su sueño?

Cuando firmé mi primer contrato. Ahí es cuando dije: "Bueno, lo logré". Tenía 20 años. Le aseguro que pensaba que el arroz se me había ya pasado, porque a esa edad en Sudamérica ya eres mayor. ¿Y sabe lo que me dije nada más firmarlo? ‘Chico, has llegado a Primera, vale. Pero ahora tienes que mantenerte, piensa cómo y hazlo’.

¿Quién logró ‘mantenerse’ de su generación?

Lucas Viatri, Javier García, Mariano Tripodi, Federico Scoppa... Todos ellos están en Argentina, menos Fede que juega en Italia.

¿Qué da más satisfacción: firmar su primer contrato o ser llamado por Argentina?

Son momentos y emociones diferentes. Lo del contrato es una recompensa al esfuerzo de muchos años en inferiores; la selección es el sueño de todo jugador. Lo he podido vivir y ponerse la camiseta de Argentina es algo único. Ojalá estando en el Valencia, que es un equipo grande de España y tiene repercusión allá en mi país, pues tenga alguna posibilidad de volver.

De momento su adaptación está siendo mayúscula.

Gracias. La verdad es que me siento cómodo, contento. Creo que estoy rindiendo al nivel que sé que puedo dar y todavía puedo mejorar.

¿En qué?

La adaptación fue buena, sí. Pero sé que en este club hay que rendir examen todos los días. Quiero mejorar en la salida del balón. Creo que lo puedo hacer mucho mejor de lo que lo he hecho en estos dos partidos. Quizás por miedo a fallar me he limitado a hacerlo de forma simple y quiero soltarme.

¿Le ayuda haber jugado anteriormente con Garay?

Sí, claro. No solo Garay, también he jugado con Neto y Piccini. Somos todos de la misma línea y eso ayuda. Claro que jugar con Garay al lado ayuda a tener confianza. Tácticamente también me he amoldado bien. La forma de jugar del Celta es diferente y tuve aclimatarme rápido. Es que no tengo tiempo. Solo tres meses y debo aprovecharlos al máximo. Sé que el Valencia no espera a nadie.

¿Usted quiere quedarse?

Vine para eso. Vine para jugar, ayudar y pelear por quedarme. Sé que es difícil, porque hay buenos centrales, pero tengo que aprovechar mis oportunidades. Pero de momento vivo el día a día. Ya se verá cuando termine el préstamo qué es lo que hace el Valencia. De momento sé que tengo que volver a Vigo, porque no hay opción de compra y me queda un año.

Lo bueno es que con Liga, Copa y Europa League tienen partidos para todos...

¡Qué ganas tengo de que lleguemos a cuartos de Europa League y poder jugar! Se me fue la cabeza en Manchester con el Celta, lo reconozco. Son cosas del fútbol pero sé que no deberían suceder. En un segundo hice una cagada y lo estoy pagando. Pero tenemos un lindo desafío en los próximos meses.

¿Es el Valencia como pensaba que era desde fuera?

Conoces al Valencia como rival, pero estar aquí es otra historia. Las instalaciones, el club... La gente del club se dedica al cien por cien por nosotros. Acá uno solo tiene que pensar en jugar y por eso el tren del Valencia no espera.