Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

LYON-BARCELONA

La maldición de Suárez: 1.252 días sin marcar fuera en Champions

La maldición de Suárez: 1.252 días sin marcar fuera en Champions

Bagu Blanco

PRESSINPHOTO/GTRES

Recién cumplido su partido 700 como profesional, el uruguayo está 'maldito' desde septiembre de 2015 en Europa. 16 partidos sin marcar fuera de Barcelona.

Se acerca el tramo final de temporada y, una vez más, Luis Suárez está bajo la lupa. Dos datos le 'presionan'. El uruguayo lleva sin marcar 16 partidos lejos del Camp Nou en Champions. Concretamente, desde el 16 de septiembre de 2015. Tres años, cinco meses y tres días para un total de 1.252 días secos. El otro dato es más actual y tiene que ver con el debate que se abre con los descansos de Suárez en el tramo decisivo de la temporada. En los últimos siete partidos, Suárez sólo ha hecho un gol: al Sevilla en la vuelta de los cuartos de final de Copa. En LaLiga, el uruguayo lleva hasta cuatro jornadas sin marcar.

Después de marcar en la final de la Champions de 2015 en Berlín y empezar el curso 2015-16 con gol en Roma, Suárez se secó fuera hasta hoy. El uruguayo tiene grabadas a fuego la eliminación en el Calderón (2016), la noche maldita de Turín (2017) y, sobre todo, la de Roma la temporada pasada. Nada más empezar la temporada, aseguró que se había equivocado jugando ante el Leganés el fin de semana anterior al Olímpico. Este año ha cumplido a medias. Contra el Valladolid se quedó en el banquillo, aunque compareció en la segunda parte porque Valverde no veía claro el partido.

Después de unos espectaculares finales de octubre y principio de noviembre, donde se echó al Barça a la espalda para cubrir la ausencia de Messi por lesión, Suárez ha perdido algo de ángel en su relación con el gol. Su papel en el Barça, sin embargo, es fundamental más allá de los números.

El charrúa, que llegó a los 700 partidos como profesional el pasado sábado, espectacular cifra, sólo ha jugado fuera dos partidos esta temporada en la Champions. En ninguno de los dos marcó pero en ambos cuajó una gran actuación. En Wembley dio dos 'asistencias' sin tocar el balón. Dejó pasar el esférico en un par de acciones para que Messi marcase. En Milán, sin el argentino en el campo, se fajó con Skriniar y estuvo en todas aunque, una vez más, no tuvo el toque preciso para batir a Handanovic. Sí pareció, sin embargo, que Suárez sabía cumplir con las obligaciones que tiene con el equipo fuera del área. En Lyon intentará borrar, al fin, ese número de días sin marcar fuera de casa que se ha engordado y no hace justicia a su prestigiosa carrera.