BARCELONA

La Audiencia Provincial de Barcelona reabre el 'Caso Abidal'

La Audiencia Provincial de Barcelona reabre el 'Caso Abidal'

El trasplante de hígado del actual secretario técnico del Barcelona sigue estando en cuestión y la justicia pide que se investigue quién fue el que habló con Rosell.

El 'Caso Abidal' relativo a la presunta mala praxis en el proceso de trasplante de hígado al actual secretario técnico blaugrana cuando era jugador de la entidad volverá a examinarse en los juzgados. Así lo ha decretado la Sección 10ª de la Audiencia Provincial de Barcelona después de valorar los recursos que plantearon la Fiscalía y la Abogacía del Estado contra la decisión del Juzgado de Instrucción número 28 de Barcelona de cerrar la instrucción de forma definitiva. 

El caso hace referencia a las posibles irregularidades en el protocolo de trasplante de hígado que se le practicó al entonces jugador blaugrana en abril del año 2012 después de que se diagnosticara en 2011 un tumor hepático. El donante para el trasplante fue un primo del jugador, que se recuperó satisfactoriamente hasta el punto de disputar ese mismo año la final de la Champions. 

Las sospechas se generaron a raíz de las escuchas telefónicas a las que estaba sometido Sandro Rosell, por aquel entonces presidente del Barcelona por el Caso de las Comisiones de la CBF por el cual está en prisión a la espera de juicio. 

En una de las conversaciones captadas por la policía, Sandro Rosell hablaba con un colaborador suyo y miembro del club, que criticando unas declaraciones del francés tras su salida del club daba a entender que el proceso de trasplante había sido fraudulento por supuesto tráfico de órganos. 

En base a estas informaciones, en 2018, ya con Abidal en la estructura ejecutiva del club, se abrió una investigación al respecto que meses después fue cerrada por el juzgado 28. Esa decisión fue recurrida por la Fiscalia y la Abogacía del Estado con éxito y es por eso que el caso volverá a investigarse para certificar si el proceso siguió los procedimientos establecidos y esclarecer la identidad del trabajador del Barcelona que realizó estas declaraciones, un extremo que se pasó por alto en la primera instancia.