Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

BARCELONA-LEVANTE

Pocas bromas con Chumi en el vestuario tras el partido de Copa

Pocas bromas con Chumi en el vestuario tras el partido de Copa

Gorka Leiza

DIARIO AS

El central del filial se entrenó con el primer equipo, pero pocos se acercaron para comentar con él la polémica o intentar desdramatizar el asunto.

Que en el vestuario del Barcelona no las tenían todas consigo de lo que iba a pasar respecto a la denuncia del Levante sobre la alineación indebida del defensa Chumi en el partido de vuelta ante el Levante de los octavos de final se pudo constatar claramente en el entrenamiento matinal de este viernes.

Pese haber eliminado al Levante y pasar a la siguiente ronda de la Copa, los rostros de los jugadores reflejaban seriedad y preocupación, conscientes que lo que habían ganado en el campo lo podían perder en los despachos.

De hecho, el jugador protagonista de toda esta polémica, el central Juan Brandáriz Movilla, más conocido como Chumi, era uno de los jugadores del filial que participaban en la sesión de entrenamiento con los grandes. El defensa fue recibido por sus compañeros con palmadas de ánimo, pero en ningún caso se cebaron con las bromas o con comentarios jocosos sobre la situación. Ni tan siquiera Gerard Piqué, jugador que suele animar el cotarro con sus comentarios, estaba con ganas para recurrir a la ironía.

De hecho, aparte de Chumi, al que se le vio un poco afectado por todo el revuelo que se había armado entorno a él, había otra persona dentro del vestuario que reflejaba el grado de tensión que se estaba viviendo. Nos referimos al delegado Carles Naval, quien pese a tener muy claro que se había actuado correctamente y con la reglamentación a favor, no podía ocultar un poso de amargura por toda la polémica que se había levantado.