Competición
  • Champions League

PORTUGAL

Detenido el hacker de Football Leaks que casi arruina al Benfica

Detenido el hacker de Football Leaks que casi arruina al Benfica

Se le acusa de robar emails y datos que, tras su publicación, desataron el escándalo que estuvo a punto de acabar con el Benfica. Se llama Rui Pinto y tiene 30 años.

Un hacker presuntamente vinculado a la plataforma ‘Football Leaks’ fue arrestado ayer en Budapest a petición de la justicia portuguesa. Está acusado de robar correos electrónicos a los dirigentes del Benfica que, posteriormente fueron publicados y casi acaban con la desaparición del club lisboeta.

Su nombre es Rui Pinto, tiene 30 años, y sobre él pesaba una orden de detención europea, tramitada por las autoridades portuguesas, por "tentativa de extorsión agravada" y otros delitos relacionados con el robo de datos. Podría ser extraditado en los próximos días a su país de origen, tras ser detenido en Hungría.

Football Leaks es una plataforma web que ha filtrado, a través de las publicaciones de varios medios de comunicación, documentación confidencial de clubes de fútbol, contratos de jugadores, costes de traspasos, salarios, cláusulas…

En la información relevante al Benfica, Football Leaks publicó una serie de correos con los que se destapaba una supuesta trama de corrupción, con intento de amaños en la liga portuguesa y sobornos a árbitros con prostitutas. El caso, llamado ‘E-toupeira’, aún sigue en los tribunales. 

Portugal espera extradición de 'hacker' que provocó escándalo 

Portugal espera la extradición del joven 'hacker' luso Rui Pinto, detenido el miércoles en Budapest y acusado de extorsionar a empresas y a clubes de fútbol, según fuentes oficiales.

Pinto, detenido por la policía húngara en una vivienda en Budapest, está acusado de realizar ataques cibernéticos para obtener información sensible con la que extorsionar a empresas, entre ellas importantes clubes del fútbol portugués como Sporting, Oporto o Benfica.

El director de la Unidad de Combate al Cibercrimen de la Policía Judiciaria portuguesa, Carlos Cabreiro, estimó, en declaraciones a medios locales, que la extradición de Pinto puede demorarse "entre tres semanas y un mes".

El funcionario apuntó que algunos de los delitos que pesan en su contra están castigados con penas de hasta diez años de cárcel, como extorsión, acceso ilegal a información, violación de secreto y prácticas perniciosas para el Estado, manifestó.

Este luso de 30 años estaría en el origen del llamado "Football Leaks", que ha publicado información sensible sobre jugadores y clubes de fútbol de toda Europa.

Según las investigaciones, Pinto estaría relacionado con la sustracción de 270.000 euros de un banco de Islas Caimán y del "robo" de datos sobre los clubes Sporting, Oporto y Benfica, y sobre contratos de importantes jugadores de fútbol.

Además, es sospechoso del robo de correos electrónicos al Benfica que han derivado en la apertura de una investigación de la Fiscalía que acusa al club de 30 delitos y amenaza con castigarle con entre seis meses y tres años sin participar en competiciones.