ASTV

REAL MADRID

Otro revés para Mariano

Recayó de su problema en el nervio ciático y sigue de baja cuando Solari cuenta con más ausencias y también con más partidos para darle minutos.

2019 no le está trayendo demasiada suerte a Mariano, al menos por el momento. El delantero del Real Madrid, de 25 años, acabó 2018 recuperándose de un problema muscular que le dejó fuera del Mundial de Clubes y ha arrancado 2019 con una irritación del nervio ciático de la que se recuperó, llegando a hacer dos sesiones completas con el grupo, pero por la cual recayó el pasado lunes, volviendo prácticamente a la casilla de salida. Una lesión muy dolorosa que le impide jugar justo cuando más falta le hace y cuando más le necesita el Madrid.

Enero estaba marcado en rojo en el calendario de Mariano como un mes para darle la vuelta a su situación. Un mes con hasta nueve partidos, si el Madrid hace bueno mañana el 3-0 logrado en la ida de octavos de final de la Copa del Rey ante el Leganés, es decir, con multitud de oportunidades y con Solari obligado a rotaciones para dar refresco a su plantilla. Una plantilla, además, inmersa en una plaga de lesiones: además de él, están lesionados Courtois, Marcos Llorente, Kroos, Asensio y Bale.

Dos bajas en ataque, las de Asensio y Bale, que hubiesen allanado el camino a Mariano, que además tiene en el gol su principal cualidad, al mismo tiempo que este Madrid carece del mismo de forma alarmante: lleva 62 goles en 31 partidos, a una media de dos por partido, pero en Liga sólo ha hecho 28 en 19 jornadas, 1,5 por partido. Los 50 goles por temporada que Cristiano se llevó a Turín siguen haciendo mucho daño.

Desde que Solari se hizo cargo del Real Madrid, Mariano sólo ha estado disponible en tres partidos: ante Melilla, Valencia y Roma; participó dos de ellos, sumando 103 minutos en total sin poder marcar ningún gol. En el total de la temporada, suma 502' y un gol, el que le hizo al Roma en el Bernabéu, el día de su redebut de blanco. La sensación es de que Solari cuenta con él y espera a su regreso para alinearle junto a Benzema, un delantero de perfil totalmente distinto, esperando que de esa mezcla surjan los goles que el Madrid necesita para recortar la distancia en Liga, avanzar en Copa del Rey y agarrarse a la Champions, una vez más la tabla de salvación de una temporada, hasta ahora, de pura zozobra.