LaLiga Santander
Premier League
Liga Portuguesa
Liga Rumana
ACS Sepsi ACS Sepsi SEP

-

FC Botosani FC Botosani BOT

-

Steaua Steaua STE

-

Viitorul Viitorul VTR

-

Universitatea Craiova Universitatea Craiova UCR

-

FC Voluntari FC Voluntari VOL

-

Liga Turca
Ankaragücü Ankaragücü ANK

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Kasimpasa Kasimpasa KAS

-

Kayserispor Kayserispor KAY

-

NBA
FINALIZADO
Toronto Raptors TOR

99

Milwaukee Bucks MIL

104

FINALIZADO
San Antonio Spurs SAS

110

Utah Jazz UTA

97

FINALIZADO
New York Knicks NYK

107

Charlotte Hornets CHA

119

Liga Griega
Panetolikos Panetolikos PAN

-

Apollon Smyrnis Apollon Smyrnis APL

-

Panionios Panionios PAN

-

Levadiakos FC Levadiakos FC LEV

-

Liga Mexicana - Apertura

ROMA 0 - REAL MADRID 2

Europa siempre consuela

El Madrid pasó primero de grupo tras sufrir en la primera parte y arrasar en la segunda. Marcaron Bale y Lucas Vázquez. Llorente salió del olvido. Isco, en la grada.

Volvió a ganar el Madrid y pasó primero de grupo, quinto árbol de Solari que quizá siga ocultando el bosque. Porque durante un tiempo tartamudeó en la salida de la pelota, se vio desbordado racheadamente por un Roma mermadísimo y llegó al descanso pidiendo la hora. Luego le regalaron un gol y fue el Madrid de la Champions, que es su lengua materna. El encuentro sacó de olvido a Llorente, fortaleció a Courtois y levantó el castigo a Marcelo, Kroos y Bale.

El partido arrancó entre la clasificación, asegurada por el triunfo del Viktoria Plzen, y la conmoción por la exclusión de Isco, que esta parte de la condena la cumplió en la grada. Titular en todos los partidos en que ha estado disponible con Luis Enrique ha acabado por quedarse fuera de entre los 18 mejores para Solari, una exageración inexplicada. "Es uno más", explicó en la víspera el técnico. Pero la realidad es que es uno menos.

935
878
734
Ver galería

Las mejores imágenes del Roma-Real Madrid

Cengiz Under falla a puerta vacía.

Gol 0-2 de Lucas Vázquez

Gol 0-1 de Bale.

1 / 3

Sin él camina el Madrid entre la recaída y la convalecencia con la inestabilidad de la nitroglicerina. Un trayecto peligroso que revela problemas coyunturales y estructurales. De los primeros sobresale que gran parte de sus futbolistas andan bajo mínimos, a mucha distancia de su verdadera capacidad, en un bucle anímico, físico y futbolístico. En el grupo caben Varane, Ramos, Modric, Kroos, Bale, Asensio... Pero también se detectan daños estructurales. La presión alta de Eibar y de los primeros minutos en Roma le ahogó. No hubo salidas porque no hubo apoyos ni desmarques ni, en definitiva, un plan para escapar de esa ratonera recurrente. Eso le obligó a salir en largo, maniobra que va a contramano de su juego. Y si sufrió menos que en Eibar fue porque Solari puso a Marcos Llorente, el único futbolista frontera en ausencia de Casemiro. Quizá en esta travesía en el desierto el Madrid haya encontrado un jugador que andaba en paradero desconocido.

De los apuros a la sentencia

Con todo, de salida, el peligro anduvo más cerca de Courtois que de Olsen, a pesar de las cuatro bajas anunciadas del Roma, más la de Dzeko, el orgullo de su artillería, más la de El Shaarawy, que se rompió a los 22'. El equipo de Di Francesco amenazó con ataques selectivos, espaciados, sin continuidad, pero que le dejaron a las puertas del gol en la primera parte. En la misma jugada encadenó dos oportunidades (parada con los pies de Courtois a Kluivert y latigazo fuera de Kolarov) y al filo del descanso, Under, a puerta vacía, mandó la pelota a la sede del CONI. También pidió el Roma un penalti de Lucas Vázquez por mano clara sin que pudiera determinarse si fue cerca o dentro del área. Mientras, el Madrid seguía en Eibar, en Sevilla, en el Camp Nou, en Babia.

Incapaz de salir de aquello por sí mismo, acudió en su auxilio el Roma. Un gilidespeje de Olsen, que tiene pies de madera, lo estropeó aún más Fazio entregándole gratis un gol a Bale, el segundo en dos meses. Un suicidio en toda regla y el pistoletazo para otro partido, inclinadísimo al Madrid, que menos presionado y con más espacios fue extendiendo su dominio y su ventaja. En algunos momentos, incluso, se acercó a su versión sinfónica. Ahí aparecieron jugadores que andaban en el subsuelo: Bale, indefendible a su velocidad de sprint; Marcelo, desatado por su banda; Lucas Vázquez, que metió el segundo gol en posición de nueve; Kroos, otra vez en la alta dirección. Y con Benzema en modo renacentista, oxigenando y rematando. En definitiva, el Madrid que quiere volver a ser y que aún no es todos los días.

 

0 Comentarios

Mostrar