Competición
  • Premier League
  • Euroliga
Premier League
Euroliga
CSKA CSK

-

Zalgiris ZAL

-

Maccabi TEL

-

B. Munich MUN

-

Milan MIL

-

Estrella Roja RED

-

MÓNACO

Mediapart desvela los contratos secretos del Mónaco

Falcao con el Mónaco.

NICOLAS TUCAT

AFP

Según ha publicado Mediapart, la liga francesa estudia contratos secretos en el club desde el año 2013. Abidal, Toulalan Falcao, Carvalho...

La liga francesa investiga varios contratos secretos en el Mónaco y un amistoso falso contra el Manchester United cifrado en cuatro millones de euros. Los contratos falsos se habrían extendido en el Mónaco durante las últimas temporadas, según ha publicado Mediapart

En el verano de 2013, Eric Abidal firmó un contrato con cláusulas secretas (no declaradas ni presentadas ante la liga) que indicaban que si superaba los 25 partidos disputados su contrato se ampliaría automáticamente. Según explica Daniel Bique, "las reglas de la LFP no permiten tener una cláusula donde el contrato de un jugador se extiende al jugar un cierto número de partidos. Es por eso que una extensión automática como esta solo se puede acordar en un contrato secreto".

La misma solución se ofreció cuando firmaron a Ricardo Carvalho, esta vez con una extensión automática si disputaba 30 partidos en una temporada. Abidal dejó el Mónaco en el verano de 2014, pero no con las manos vacías, gracias a otro acuerdo secreto "no presentado a la LFP, un contrato secreto del 10/12/2011", explicó Nicolas Holveck, Director General del club. Gracias a esto, entre julio de 2014 y abril de 2015, Abidal ganó 2,2 millones en cuatro cuotas

De nuevo en 2013 Jeremy Toulalan firmó por dos temporadas, donde el Mónaco firmó un contrato secreto para incluir una cláusula que podría hacer que su acuerdo se adaptara a un contrato de entrenador. Holveck afirmó que "es una cláusula unilateral, por lo que la LFP no lo aceptaría. Está firmado como un contrato secreto".

La transferencia de Radamel Falcao en 2013 procedente del Atlético de Madrid al Mónaco también se vio afectada por este tipo de prácticas, siempre según Mediapart. La cifra anunciada en los medios era de 60 millones de euros, pero la suma exacta era de 53 millones de euros, tal como se presentó al Sistema de transferencias de la FIFA. El contrato estipulaba una tarifa de 43 millones de euros. De hecho, al Atlético de Madrid se pagó en dos plazos y en dos facturas. Una por los 43 millones de euros y luego otra por 10 millones, lo que plantea algunos problemas. Una transferencia de 53 millones de euros conllevaría una contribución de solidaridad a pagar al antiguo club colombiano de Falcao en 2,65 millones de euros. Pero en una oferta de 43 millones de euros, esa suma se reduce a 2,15 millones de euros, un ahorro de 500.000 euros. Un empleado de Mónaco escribió que "existe un riesgo de sanciones por parte de la FIFA. Si se enteran de la existencia de un plazo de 10 millones de euros, podría haber problemas" y esto se debería a que en el club de origen podrían exigir esa cantidad diferencial, algo que rechazó Jorge Mendes.

Otra intriga con Falcao como protagonista pasa por su cesión al Manchester United para la temporada 2014-15. El acuerdo se cerró con una oferta de préstamo con una opción de compra. El Manchester United pagaría 6 millones de euros más 4 millones de euros en bonus si el club inglés terminaba entre los cuatro primeros de la Premier League. Las cláusulas de bonificación de rendimiento eran ilegales de acuerdo con las regulaciones de la LFP y, por lo tanto, esta cláusula se dejó en el segundo borrador del contrato de préstamo. Los dos clubes encontraron una manera de incluir los 4 millones de euros en el trato, pero excluyendo toda mención de los documentos legales. El 1 de septiembre de 2014, Manchester United y Mónaco firmaron dos contratos juntos. Uno fue un acuerdo de cesión de 6 millones de euros por Falcao, y el otro fue un acuerdo sobre un partido amistoso por el que el Manchester United pagaría al Mónaco 4 millones de euros.

La única condición para que este amistoso siguiera adelante fue que el Manchester United terminase en el top 4 de la Premier League. Había una cláusula extraña, si el amistoso no seguía adelante, el Manchester United todavía tendría que pagarle a Mónaco los 4 millones de euros. Un año más tarde el Manchester United canceló el amistoso, con Louis van Gaal a la cabeza afirmando que no quería jugar otro partido amistoso después del último torneo de verano. Ni el Manchester United ni el Mónaco respondieron a la solicitud de Mediapart sobre si ese acuerdo fue establecido para eludir las regulaciones de la LFP.