Competición
  • Clasificación Eurocopa

REAL ZARAGOZA

"Para mí lo importante son los conceptos, no el sistema"

"Para mí lo importante son los conceptos, no el sistema"

ALFONSO REYES

DIARIO AS

Lucas Alcaraz señala que su equipo debe afrontar el partido contra el Mallorca con la misma determinación que el de Tarragona, donde hubo varias sorpresas en el once: "Todos los jugadores deben sentirse importantes, pero no insustituibles".

—Han entrado 19 jugadores en la convocatoria. ¿Hay algún tocado?

—En semanas cortas de trabajo, que siempre hay alguno con molestias, me gusta llevarme uno más por lo que pueda pasar.

—¿Cómo está la plantilla físicamente? ¿Y anímicamente?

—Físicamente tenemos indicios, pero en esta semana tampoco se pueden generar estímulos de entrenamiento suficientes para comprobarlo. Intuimos que salvo en casos puntuales llegamos bien, pero eso habrá que verlo durante el partido. Y mentalmente se trata de una competición muy larga y hay que sobreponerse tanto a las derrotas como a los triunfos. El nivel de activación no puede perturbarse por el resultado anterior.

—¿Pero ha notado algo diferente en el ambiente durante la semana?

—Sin duda. En todos los equipos del mundo, cuando se gana, el ánimo del grupo es mejor y las cosas salen más fluidas, aunque insisto en que eso está bien y hay que aprovecharlo, pero no hay que perder de vista que el siguiente partido sigue siendo un melón por calar. Hay que llegar con la máxima concentración, las máximas ganas de ganar y la máxima determinación, tal y como llegamos al partido anterior.

—Más entrenamientos para Álvaro, más entrenamientos para Marc Gual… Eso es una buena noticia para la delantera, ¿verdad?

—Sí. Primero porque yo creo que el nivel de los puntas es más o menos parejo, segundo porque tenemos el equipo más joven de la categoría y tercero porque yo soy muy creyente de la cultura del esfuerzo. Por tanto, dentro de la dinámica del grupo debemos intentar que el punta y el resto de jugadores sean todos muy importantes, pero ninguno insustituible. Es decir, que los jugadores tienen que sentirse importantes, y para eso deben participar, pero no insustituibles. Eso redundará en beneficio del equipo, que es lo que buscamos siempre los entrenadores.

—¿Ha notado que esos jugadores que el otro día tuvieron la oportunidad están más enchufados?

—Tenemos por delante un reto muy exigente, pero bonito y atractivo. Tenemos un equipo muy joven, con un nivel en determinados puestos muy parejo, y creemos en lo que tenemos. El único camino para demostrar que creemos en lo que tenemos es utilizarlos, sino es complicado. También es cierto que antes llevábamos dos jornadas solo. Repito que tenemos un reto bonito y atractivo, con un equipo joven y con mucha gente de la cantera, e intentaremos que en cada partido el equipo sea competitivo y eficaz.

—Teniendo en cuenta que se trata del equipo más joven de la categoría, ¿uno de los factores diferenciales puede ser que los futbolistas acaben la temporada muy bien físicamente?

—El físico depende de muchos variables: ánimo, lesiones, resultados… En el fútbol no me gusta pensar nunca en el final de temporada. Irnos más allá del siguiente encuentro no tiene mucho sentido. Cada semana veremos las cosas con un cristal distinto en función de lo que vaya pasando, así que anticipar lo que va a pasar al final lo veo casi imposible.

—El otro día cambió el sistema y jugó con tres centrales. ¿Se puede crecer a partir de ahí?

—No tiene por qué ser un cambio unidireccional. El futuro no lo puedo adivinar, pero sí que sé que en las últimas temporadas en casi todos los equipos he usado tres o cuatro sistemas durante el año. Insisto en que para mí lo más importante son los conceptos, no los sistemas. Esos dibujos te los dan los jugadores que vas eligiendo y el tipo de plantilla que tienes, sabiendo dónde tienes las fortalezas y las debilidades. En ese sentido lo importante es que los jugadores manejen una serie de conceptos y esos conceptos son asimilables a varios sistemas.

—Teniendo en cuenta que se ganó en Tarragona, ¿es posible ver el mismo once ante el Mallorca?

—Como le digo a mi hijo cuando me pide permiso, puede ser que sí, puede ser que no. No es por eludir la pregunta, pero es que si soy sincero ahora mismo aún no tengo el once definido, lo cual es bueno. En algún caso es por alguna molestia, que lógicamente no voy a decir quién, y en otro porque hay gente joven que tiene que sentir que puede participar o no, ya que si piensa que ya tiene un sitio seguro, suele aflojar.

—¿Una de las dudas se puede centrar en el lateral derecho con Benito y Delmás?

—Puede jugar uno, otro o los dos. No son dos jugadores que sean incompatibles. Ojalá que estén al 100% todo el año y tenga que decidir si juega uno, otro o los dos. Lo ideal es que en cada puesto tengamos esa guerra.

—Una de las novedades que más llamó la atención el otro día en el once fue la presencia de Nieto en el centro de la defensa en lugar de Álex Muñoz, cuya posición natural sí que es la de central. ¿A qué se debe?

—Yo valoro mucho el trabajo durante la semana y están trabajando todos bien en cuanto a actitud, pero tengo que elegir y a unos los veo más acertados que a otros. Si tuviera que elegir una posición ideal para Nieto, ésa sería la de central en una defensa de tres por sus características: buen juego aéreo, salida de balón correcta, velocidad correcta, contundencia correcta… El sitio de los jugadores lo hago en función a sus características, no a lo histórico, ya que no es un jugador de treinta años. Con esa edad lo puedes cambiar debido a su físico, como por ejemplo que haya perdido velocidad, pero un chaval está por ver y no tiene ninguna trayectoria que diga que siempre ha jugado de esto. Además, en este caso me han dicho que ha jugado de interior, de lateral… Así que es polivalente.

—El Zaragoza no gana en La Romareda desde hace casi tres meses. ¿Eso puede pesar?

—Cada uno se tiene que quedar con lo que le haga más fuerte y lo que nos hace más fuertes es pensar que venimos de ganar. El dato de La Romareda es una realidad, pero nosotros debemos pensar que si trabajamos bien, La Romareda tiene que ser algo que nos haga más fuertes. Y así es como realmente tenemos que afrontar la competición, sabiendo que si somos fuertes y hacemos las cosas en condiciones, además tenemos un plus.

—El otro día el equipo encajó en el minuto tres. ¿Ha hecho especial hincapié en eso?

—¿Pero en qué minuto es oportuno que te hagan un gol? Hay unos tópicos, pero lo ideal es que no te lo hagan nunca. Para mí el gol no fue un error de concentración, sino que perdimos una marca. Por supuesto que hay que hacer hincapié en eso, pero aunque no nos hubieran marcado. Hay muchas jugadas a balón parado durante los partidos y es una situación previsible que hay que trabajar.

—¿Qué Mallorca espera?

—A estas alturas de la competición ya hay equipos muy reconocibles. Se trata de un rival que defiende bien, que corre bien a la contra y que tiene jugadores que saben lo que hacen, ya que el trabajo del entrenador está bastante asimilado. Nosotros debemos intentar crecer desde nosotros mismos. Ésa es la clave en el deporte de competición, ser capaz de controlar aquello que tú propones.

—Usted conoce muy bien a Vicente Moreno porque lo entrenó en el Xerez.

—He entrenado al entrenador, al segundo y al preparador físico. Vicente ya no es un principiante; tiene sus logros y un número considerable de partidos. Era el típico jugador que sí que te esperas que pueda acabar su carrera deportiva como entrenador porque era un líder. Yo creo que está trabajando muy bien. También está con él Dani Pendín, que era el otro mediocentro del equipo, y Dani Pastor, que lo tuve en el filial del Ganada hace ya muchos años.

—Con Grippo lesionado para toda la temporada, ¿usted es partidario de fichar ya o esperar al mercado de invierno?

—A mí no me gusta hablar de las cosas que no son de mi competencia directa. Está claro que hemos tenido la baja de un jugador que este año ya va a tener difícil su participación y una de las posibilidades es cubrirla. ¿Cuándo? Eso dependerá un poco de lo que te deje el mercado. El momento será ideal cuando tú tengas algo delante que complemente o mejore lo que ya tienes.